El fútbol transmite unas enseñanzas positivas que a veces tienen reconocimiento, concretamente el Premio Tarjeta Blanca Copa Coca-Cola, que se celebra por tercer año consecutivo y que ha sido entregado a Carlos Mouriño, presidente del Celta de Vigo, por el seleccionador nacional Vicente del Bosque, en un entretenido evento celebrado en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

El caballero del fútbol

“Es muy importante que los jugadores desde jóvenes aprendan los mejores valores”, comentaba a Coca-Cola Vicente del Bosque. “El ejemplo de lo que ven es lo que hacen en la mayoría de las veces. Es muy bueno que se dé difusión a este tipo de actos”. El seleccionador se refiere a actos como el de Carlos Mouriño, que pueden salvar vidas como la de Aarón Sánchez, el jugador del Deportivo de la Coruña que mientras jugaba el derbi contra el Celta de Vigo en la Copa Coca-Cola cayó inconsciente, y gracias a la ayuda ofrecida por Mouriño pudo recuperarse a la perfección. Es “la acción humana de un caballero del fútbol”, según Del Bosque.

Carlos Mouriño bajó de la grada para poner a disposición de Aarón Sánchez todos los recursos médicos y hospitalarios necesarios, el presidente comentó que llevasen al jugador lo antes posible al mejor especialista en la zona y que el Celta correría con los gastos. Mouriño resta importancia a su acción, para él es algo que haría todo el mundo en un momento así. “Es un acto que te sale, no esperas un reconocimiento”, afirma Mouriño. Él se acuerda del delegado del Deportivo, que es quien transmitió lo ocurrido a todos los medios, una acción de hermandad entre dos clubes rivales que él agradece.

“Creo que los más jóvenes perciben muy bien este tipo de acciones”, comenta Carlos Mouriño. “Mi acción generó que después las plantillas del Celta y el Deportivo viajasen juntas en el mismo autobús a los torneos. Es muy favorable para bajar la tensión que hay ahora mismo en el fútbol”.

Educando a las futuras generaciones

Un premio así busca promover otro tipo de valores y educar. “Lo más importante de la Copa Coca-Cola y de la Tarjeta Blanca es enseñar a los jóvenes ejemplos de personas que en pequeños gestos y actitudes están dispuestos a cambiar las cosas a través del deporte”, afirma Miguel Mira, Public Affairs & Communications Director de Coca-Cola. “Es un poco ambicioso, pero si conseguimos esto trabajaremos en educar a las futuras generaciones y reeducarnos a nosotros para que a través del deporte seamos capaces de tener una sociedad con más valores y con unos modelos de convivencia más ejemplares”.

La imagen de los profesionales del fútbol acaba por calar hondo en la juventud, un papel que tienen que tener en mente a la hora de actuar públicamente. “Los jugadores profesionales deben de cuidar su actitud dentro y fuera del campo, porque son imitados por muchos”, según Vicente del Bosque. “Les quieren imitar cómo regatean, cómo rematan de cabeza, pero también en sus comportamientos”. El entrenador entregaría la Tarjeta Blanca Copa Coca-Cola a todos los jugadores de la selección española, entre los que destacó algunos nombres como Valerón, Iniesta o Xavi Hernández.

“Hoy algún jugador del Celta comentaba que le encantaría que el Deportivo se quedara en Primera división, cosa que antes sería imposible”, apunta Carlos Mouriño. “Es el reflejo de lo que se está haciendo y donde Coca-Cola tiene una importancia muy grande. Estas iniciativas que hace Coca-Cola, con el apoyo de todo el fútbol, sirven muchísimo y son un ejemplo para rebajar dichas tensiones”.

El fútbol puede ofrecer más

El Premio Tarjeta Blanca Copa Coca-Cola surge con la intención de buscar que el fútbol ofrezca más, que a través de este deporte se puedan transmitir los valores más positivos. “El objetivo es llevar un poco más lejos nuestra apuesta por el deporte y, en este caso, por los valores”, comenta Miguel Mira. “Creo que tenemos la obligación de pedir un poco más al fútbol como deporte estrella, que tiene la capacidad de trasladar mensajes a los jóvenes. Tuvimos la suerte de contar con Vicente del Bosque, que representa este mensaje y la oportunidad de que el fútbol tiene que ser algo más”.

Con más de cuatro décadas en activo como profesional, Vicente del Bosque es todo un icono a la hora de transmitir la otra cara del fútbol. “Vicente del Bosque representa la oportunidad de llevar el fútbol un poco más allá”, según Miguel Mira. “El fútbol es deporte, pero al mismo tiempo es más cosas. Es un espejo en el que se miran los jóvenes y, por lo tanto, es casi una plataforma de comunicación. Vicente del Bosque, tanto como jugador como seleccionador, siempre ha estado un poco fuera del modelo tradicional, pidiéndole más al fútbol, tanto al que lo practica como al que lo ve como reflejo y escuela. Es la persona ideal para apoyarnos en esta iniciativa junto a la Copa Coca-Cola”.

La importancia del fútbol base

La Tarjeta Blanca Copa Coca-Cola premia a las mejores acciones de jugadores y espectadores de la Copa Coca-Cola. Este torneo acaba de celebrar su decimotercera edición y por tercera temporada consecutiva es la Competición Oficial Cadete de la Real Federación Española de Fútbol, donde compiten más de 4.000 equipos y más de 100.000 jugadores de categoría cadete.

Coca-Cola apuesta por promover una vida activa y saludable, con unos hábitos y una actividad física que motiven a los más jóvenes a través del deporte, concretamente del fútbol.

El fútbol en estas categorías es crucial para el desarrollo de este deporte. “Nosotros somos la cara bonita que recogemos los frutos de la gente que trabaja en el fútbol base”, según Carlos Mouriño. “Ellos son los principales protagonistas que merecen una Tarjeta Blanca por su esfuerzo y su labor tan dedicada”.

A estas edades el entregador juega un papel fundamental a la hora de transmitir unos valores y una forma de ver el deporte. “Todo el mundo tiene consciencia de que el entrenador en el fútbol base es la persona que está más con ellos y ejerce de profesor, de padre, y de ser una persona correcta, educando en buenos valores a los más jóvenes”, comenta Vicente del Bosque.

Es el momento crucial para que la juventud pueda buscar más allá del fútbol, descubrir la parte positiva del deporte. Con iniciativas como Tarjeta Blanca Copa Coca-Cola se pone foco en este aspecto. “Espero que los más jóvenes aprendan y sobre todo que se pregunten cosas”, comenta Miguel Mira. “Que se pregunten si cuando juegan al fútbol realmente lo practican de la forma adecuada y con el espíritu idóneo. Y si se hacen estas preguntas a lo mejor algún día les ayudamos a dar las respuestas adecuadas”.

“El deporte es un fin”, continúa Mira, “pero también es un medio para trasladar mensajes e incluso es una pieza clave dentro de la educación de los jóvenes; de hecho es una asignatura dentro del modelo educativo y de la forma de vida de la juventud en España o en otros países. En estas edades te vas formando como persona y vas a construir la persona que serás a futuro. Aquí tenemos una oportunidad entre todos para lograrlo a través del fútbol”.

¿Qué podría aportar una iniciativa así al mundo profesional de más alto nivel? “Puede que una Tarjeta Blanca como la de Coca-Cola pudiese llevar a los jugadores a tener un mejor comportamiento”, según Del Bosque. “Sería muy destacable que pudiese ocurrir. Todo lo que sea destacar acciones buenas en el fútbol es importantísimo para el deporte”, aporta Mouriño. “Creo que sí, no hay límites”, según Mira. “Lo que nosotros hacemos aquí con toda la humildad del mundo sería replicable a las altas esferas del fútbol. El fútbol tiene mucho recorrido para ser mejor de lo que es hoy. Ya ha habido alguna mesa para trasladarlo. Ojalá. Esto sería la mejor señal de que lo que hemos hecho está bien y tiene futuro”.