Las empresas del futuro son aquellas capaces de adaptarse con transparencia, diálogo y creatividad al cambio constante que caracteriza el entorno actual.

En este contexto, el evento Sustainable Brands reúne estos días en Barcelona a organizaciones que están liderando la transformación de sus negocios con la sostenibilidad como eje principal.

Coca-Cola, comprometida con su impacto social y medioambiental, participa activamente como patrocinador de esta segunda edición aportando sus experiencias y know how en innovación empresarial.

Ser sostenible no es una opción

La sostenibilidad, lejos de ser opcional, es un compromiso transversal que se renueva constantemente adaptándose a las necesidades y expectativas de consumidores e inversores.

En palabras de Miguel Mira, Director de Comunicación y Reputación Corporativa de Coca-Cola Iberia: “La sostenibilidad es ante todo la habilidad de responder a los cambios y preparar a las empresas para el futuro”.

En su intervención en una de las ponencias, Mira ha explicado cómo Coca-Cola aplica la sostenibilidad como criterio de referencia para el impulso de la transformación de la empresa.

Una empresa transparente

Una de las mayores transformaciones en las empresas del siglo XXI se centra en conectar emocionalmente con las personas y saber gestionar el diálogo con sus consumidores, que adoptan cada vez más un papel activo en la construcción de la marca y la difusión de su actividad.

La transparencia es un elemento esencial de esta comunicación y una respuesta ante la creciente demanda de información por parte de los consumidores, construyendo una relación de confianza entre las personas y las marcas.

“Desde Coca-Cola queremos que nuestra marca siga siendo tan única y especial como siempre lo ha sido y asegurarnos que año tras año sea mejor percibida” ha explicado Mira durante su intervención.

Una empresa responsable y comprometida

Tal y como ha indicado Mira, el fin último de las empresas es generar y repartir valor, una misión que no se debe lograr a cualquier precio.  

Por ello, las personas que lideran las empresas del futuro deben saber tomar riesgos, ser responsables, ser capaces de explicar las decisiones que toman y liderar estrategias de confianza orientadas a resultados.

En palabras de Mira, “El éxito de mantener una empresa que este año celebra su 130 aniversario se centra en la capacidad de responder a los cambios que la sociedad nos está pidiendo a la vez que satisfacemos las necesidades de nuestros clientes”.

Las estrategias de Coca-Cola quieren ser un ejemplo de cómo determinadas acciones contribuyen a reforzar las compañías y generar confianza, y de cómo estas acciones se traducen en compromisos de futuro.