“La huella hídrica de la humanidad no es sostenible”. Así de clara comenzaba su exposición María José Amores Barrero, investigadora de EsAgua, durante el seminario “¿Por qué mejorar la eficiencia en el uso del agua en las empresas agroalimentarias?” parte de la jornada sobre “Innovación y soluciones circulares para un uso más sostenible del agua en las industrias agroalimentrias”, celebrada el pasado 8 de noviembre en el Centro Tecnológico AINIA de Valencia.

En el seminario participaron también Paloma Sánchez, Directora de Competitividad y Sostenibilidad de FIAB, Beatriz Martín, Responsable de Medioambiente en ANFABRA y Susana Pliego, Environment & Safety Manager de Coca-Cola.

Durante su intervención, Paloma habló sobre la nueva normativa a nivel europeo en materia de agua y medio ambiente, destacando especialmente que, tras su entrada en vigor, los valores límites de emisión serán de obligado complimiento, lo que tendrá un impacto positivo.

El compromiso con el agua de los fabricantes de bebidas refrescantes

Por su parte, Beatriz quiso remarcar que “el cuidado del agua está en el ADN de las bebidas refrescantes” y que se trata de “un sector compuesto por empresas potentes y comprometidas”.

Y es que los fabricantes de bebidas refrescantes han adquirido importantes compromisos medioambientales para el año 2020, como la reducción de un 20% de la energía necesaria por litro producido, el aligerado de los envases o la reducción de un 20% del agua empleada durante el proceso de fabricación.

También destacó la buena evolución de estos datos en sus informes anuales, con una reducción del 13% del agua utilizada entre 2010 y 2014, hasta el punto de que, reconoce: “nos estamos planteando mejorar nuestros compromisos”.

El compromiso de Coca-Cola con el agua

Precisamente, en esa línea de mejora de los compromisos se encuentra Coca-Cola. “Todos los principios que están apareciendo en economía circular nosotros ya los estamos utilizando” destacaba Susana Pliego al comienzo de su intervención.

Susana quiso recordar el compromiso de Coca-Cola con el agua: proteger las fuentes de agua, reducir las necesidades de agua y reponer al 100% el agua utilizada.


“Queremos asegurar la sostenibilidad del agua en las comunidades que operamos, por eso realizamos una Evaluación de la Vulnerabilidad del agua cada cinco años y tenemos un Plan de Protección de Agua”, señala, lo que incluye también la reducción del consumo de agua en la cadena de suministro. “Nos hemos comprometido a que en 2020 nuestros principales ingredientes procedan de una agricultura sostenible”.

“Hay un gran potencial de ahorro de agua en la agricultura sostenible”, insiste Susana. Y como ejemplo, la Guía Fanta de buenas prácticas sostenibles para el cultivo de cítricos, cuya aplicación puede suponer un ahorro entre el 30 y el 50% de agua.

Por lo que respecta al ahorro de agua en las fábricas, Susana dio nuevos datos sobre el compromiso de Coca-Cola de reducir un 25% el ratio de agua de todas las plantas de Coca-Cola en España para 2020. A septiembre de 2016, el consumo de agua en planta se había reducido un 16% con respecto a 2010, pasando de los 2,18 litros por litro de refresco a los 1,80 litros, incluyendo también el agua contenida en el propio refresco.

“Nos hemos comprometido también a devolver a la naturaleza el litro de agua que hay en nuestros refrescos” recuerda Susana. De hecho este año Coca-Cola a nivel global ha logrado reponer al 100% del agua que utiliza a través de 248 proyectos en 71 países, ocho de los cuales están en España.

En España, concretamente, con los proyectos en marcha, en el año 2016 devolvimos 3.051 millones de litros de agua, casi el doble que en 2015, lo que supone reponer el 95% del agua que contienen sus bebidas comercializadas en España y Portugal 

Devolviendo el agua a la naturaleza

Beatriz Martín presentó algunos de estos proyectos como ejemplo de buenas prácticas, como la recuperación de la cuenca del Guadiana por parte de Coca-Cola y WWF, especialmente en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Una colaboración que desde 2008 ha reforestado más de 100 hectáreas de bosque y ha recuperado más de 2.000 millones de litros de agua, ayudando a salvar a un ecosistema en peligro.


También hizo mención especial al trabajo de Coca-Cola con Ecodes en el programa “Plantando agua”, un proyecto innovador de recuperación hidroforestal en las cuencas mineras de Teruel, devastadas por un incendio en 2009. Desde 2013, se han recuperado casi 30 hectáreas y 157 millones de litros de agua.

Finalmente, Susana quiso destacar el trabajo realizado en los acuíferos costeros de Castellón y, sobre todo, en el Tancat de la Pipa del Parque Natural de L’Albufera.

Lo interesante de este último proyecto es la utilización de filtros verdes para la depuración del agua. Se trata de humedales con vegetación que crean ecosistemas que ayudan a mejorar la calidad del agua, logrando depurar más de 1.530 millones de litros de agua en dos años, mejoras en la biodiversidad de la avifauna local y reducción de la carga fitoplanctónica del agua.