Más de un siglo de historia dan para mucho. Y cuando a lo largo de esas décadas una marca se convierte en una de las más conocidas del mundo, aún más. Durante este periodo Coca-Cola ha producido miles de objetos de merchandising y ediciones especiales de botellas. Además, artistas de todo tipo también se han inspirado en el refresco para crear increíbles obras de arte.

Puede que pienses que todo ello debería estar en un museo, y tendrías razón. De hecho, en Atlanta, en las oficinas centrales de Coca-Cola, la compañía dispone de un grandioso archivo donde guardan todo tipo de objetos relacionados con la bebida más famosa del mundo, y que además es visitable desde internet, para que puedas curiosear cuanto quieras sin salir de casa.

¿Repasamos algunos objetos que nos encontramos allí?

vaso

El vaso-fuente de Coca-Cola

Una de las grandes obsesiones de Coca-Cola siempre ha sido que, en cualquier lugar, los consumidores pudieran disfrutar de un vaso de refresco perfecto. Por eso, cuando la mezcla de la soda y el jarabe aún se hacía en el punto de venta, se produjeron estos vasos para indicar la proporción exacta de sirope (marca inferior) y hielo (marca superior), que luego se mezclaban con soda. Este vaso es canadiense y data de 1925.

Este vaso es canadiense y data de 1925.

Coca-Cola en el espacio exterior

Irse lejos de casa siempre te hace añorar algunas cosas, aunque por suerte Coca-Cola no es una de ellas, ya que está disponible en prácticamente todo el mundo. Pero, ¿y si te vas más allá, pongamos, al espacio exterior? Pues tampoco hay problema. Gracias a este dispensador de Coca-Cola que en 1995 viajó a bordo del transbordador espacial Discovery, los astronautas pudieron disfrutar de Coca-Cola y Coca-Cola Light a varios kilómetros sobre tierra firme. 

La botella


La botella recta de Coca-Cola

Esta botella de 1910, como podemos ver, es un diseño recto bastante convencional. Y es que aunque hoy es un icono mundial, la redondeada botella Contour no se creó hasta cinco años después, en 1915, fruto de un concurso entre embotelladores para conseguir un modelo común.

Antes, cada embotellador utilizaba sus propios diseños. Este que tenemos aquí es de E.I. Husting Bottling Co, de Milwaukee, Wisconsin.

Esta botella de 1910, como podemos ver, es un diseño recto bastante convencional.

La fuente para aperitivos

En esta otra pieza la botella Contour ya era un icono de la marca. Estamos en 1936, y los estadounidenses sabían algo que los españoles siempre hemos tenido en cuenta: que una Coca-Cola sabe mejor acompañada de algo para picar.

Esta pieza se define como una fuente para galletitas saladas. Era de aluminio y se regalaba a los consumidores para que la utilizaran en casa con sus invitados, acompañada, claro está, de unas botellas de Coca-Cola.

¿Te has quedado con ganas de más?

Estos son solo algunos ejemplos de los miles de objetos que Coca-Cola guarda en su museo de Atlanta. Por suerte, no hace falta que viajes hasta allí para visitarlo: puedes hacerlo de forma virtual y pasar horas y horas entre sus estanterías descubriendo auténticas curiosidades de Coca-Cola. ¡No olvides compartir tus mejores hallazgos con nosotros!