Convertirse en una compañía total de bebidas, que responda a los gustos y necesidades de los consumidores con más opciones de bebidas, menos azúcar, más información y envases más pequeños, es el objetivo principal de la ruta de Coca-Cola hacia el futuro.

"Construir un portfolio de marcas centradas en el consumidor requiere cambiar el foco y pasar del qué quiere vender la compañía al qué quieren comprar los consumidores”, señaló el presidente y director de Operaciones de The Coca-Cola Company, James Quincey, al compartir este nuevo enfoque para satisfacer las demandas del público durante la conferencia Consumer Analyst Group of New York (CAGNY), celebrada en febrero pasado en Boca Ratón (Florida).

"Hay que empezar preguntándose: ¿Hacia dónde van los consumidores?", apuntó, enfatizando la necesidad de ir un paso por delante de las últimas tendencias y preferencias de consumo. "La gente busca productos más saludables. A veces con menos azúcar; a veces con nuevos aportes nutricoinales".

Quincey, que se ha convertido en CEO de The Coca-Cola Company en sustitución de Muhtar Kent, ha detallado que esta ruta hacia el futuro de la compañía incluye reducir el contenido en azúcar de muchas marcas; ofrecer nuevas bebidas que proporcionen beneficios para la salud tales como hidratación o nutrición; aumentar la disponibilidad de envases más pequeños para ayudar al público a controlar su ingesta de azúcar más fácilmente; y proporcionar información nutricional clara y fácil de encontrar para la toma de decisiones informadas.

"Priorizar, poner al consumidor en primer lugar significa adaptar la composición de nuestras bebidas para reducir el contenido en azúcar, e invertir en la próxima generación de alternativas al azúcar con cero calorías. El objetivo es brindar al público las bebidas que desea –bajas en azúcar o sin azúcares añadidos -, sin tener que renunciar al gran sabor de Coca-Cola que conoce y ama”, expuso Quincey.

Al mismo tiempo, The Coca-Cola Company apoya las recomendaciones actuales realizadas por distintas autoridades sanitarias relevantes, entre ellas la OMS, de limitar el consumo diario de azúcares añadidos a un máximo del 10% de la ingesta total de energía.

"Hemos comenzado nuestro camino hacia ese objetivo", dijo Quincey, quien añadió que "ampliaremos en todo el mundo el abanico de opciones en diferentes categorías, como té orgánico, agua de coco, lácteos, café, zumos y aguas purificadas, para que más personas puedan disfrutar de nuestras bebidas en más lugares".

A lo largo de 2017, The Coca-Cola Company reducirá el contenido en azúcar de más de 500 bebidas en todo el mundo, que se sumarán a la oferta total de bebidas que es ya de 3.900, ampliando la categoría de opciones bajas en azúcar, sin azúcares o sin azúcares añadidos.

La compañía ha hecho verdaderos esfuerzos para que se conozcan cada vez más y mejor aquellas variedades que son bajas en azúcar, sin azúcares o sin azúcares añadidos. Un claro ejemplo de ello es la estrategia de marca única, lanzada a nivel global en 2016, que ha unificado todas las variantes de la familia Coca-Cola bajo una identidad visual y comunicación comunes, subrayando el compromiso de la compañía de ofrecer una Coca-Cola para todos los gustos y estilos de vida.

Otro elemento clave del nuevo enfoque es que los consumidores dispongan de envases más pequeños. En la actualidad, cerca del 40% de las bebidas carbonatadas de la compañía están disponibles en envases de 250 ml o menos. The Coca-Cola Company está desarrollando e impulsando envases más pequeños para que los consumidores puedan controlar su ingesta de azúcar y elijan la cantidad justa de su bebida favorita.

Desde hace años, la compañía viene desarrollando políticas e implementando acciones alineadas con el nuevo enfoque. En septiembre de 2009, The Coca-Cola Company se convirtió en la primera empresa de bebidas en comprometerse a incluir en el frontal de sus envases el indicador del dato de contenido en calorías. Asimismo, sigue aplicando estrictamente su política de no hacer publicidad dirigida a menores de 12 años en ningún lugar del mundo.

“Estamos escuchando con atención a los consumidores y trabajando para asegurar que estos sean el centro de nuestro negocio, a fin de poder seguir creciendo de manera responsable", subrayó Quincey. “Si vamos en esta dirección, nuestras marcas prosperarán y el Sistema Coca-Cola continuará creciendo. Este es el camino a seguir”.