Levantarte por la mañana, desayunar, ir a la oficina, sentarte en tu mesa delante del ordenador y no moverte de ahí hasta que sea la hora de salir. Para muchos, una descripción de su día a día, para Coca-Cola, una pesadilla de la que decidió despertar hace mucho tiempo, buscando crear modelo de trabajo dinámico basado en la flexibilidad horaria y en la liberación de las ataduras de la presencialidad.

“Un empleado feliz da siempre la mejor versión de sí mismo”. Estas palabras de Marta Muñoz, directora de Recursos Humanos, resumen perfectamente el esfuerzo de Coca-Cola para crear un entorno laboral que favorezca la gestión del talento, la movilidad y conciliación. Un esfuerzo que se cristaliza en las renovadas oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid.

Diseñada por los equipos de Tétris y Stone Designs, la nueve sede es ahora un espacio funcional, cálido, auténtico y abierto a todos, libre de límites y barreras, que busca facilitar la libertad de movimientos y que tanto los empleados como los visitantes e invitados se sientan como en casa.

El bar de las oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid
El bar de las oficinas de Coca-Cola es un espacio desenfadado con una terraza al aire libre

De hecho, el espacio es tan abierto que ni siquiera hay despachos para los directivos, y hasta tiene un bar al que bajarte cuando necesitas desconectar, relajarte, salir a tomar algo a la terraza o simplemente trabajar allí donde más cómodo estés.

Pero eso no es todo. Además de la renovación total de las plantas para lograr un espacio luminoso, fluido y flexible, con muchos lugares diferentes en los que reunirse, concentrarse o simplemente dejar que vuele la imaginación para buscar soluciones innovadoras a cualquier reto, también se ha transformado completamente el comedor.

El comedor de las oficinas de Coca-Cola Iberia
El comedor ofrece un amplio abanico de lugares en los que sentarse y reunirse

Ahora es un lugar familiar y acogedor en el que disfrutar de tu comida como prefieras -solo con tus pensamientos, en compañía, en petit comitè…- pero también un espacio versátil que se puede transformar en una zona de coworking, reunión, eventos y presentaciones informales.

Y es que las nuevas oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid han sido diseñadas por y para los empleados. No, en serio, suena a lo típico que se dice, pero en este caso ha sido literalmente así: durante un año, los empleados participaron en nueve grupos de trabajo especializados que han sido responsables, cada uno en su área, de coordinar las necesidad del proyecto y dar voz a los empleados.

La recepción de las oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid
La renovación ha supuesto también una transformación de la zona de recepción, que ahora contiene diversos espacios multifuncionales. Foto: Alberto Monteagudo

El resultado es que la nueva sede de Coca-Cola Iberia es ahora un mejor lugar para trabajar, un espacio pensado desde cero para potenciar la flexibilidad y la movilidad, y en el que el único límite fuera nuestra imaginación.