“Tranquilo, si estudias encontrarás trabajo”. Con esta frase repetida como si fuera un mantra crecieron los llamados millennials, los jóvenes nacidos entre 1981 y 1995. Terminados los estudios se han encontrado, sin embargo, con una realidad bien distinta: están mejor preparados que las generaciones anteriores pero les cuesta más encontrar un trabajo. Y, además, suele estar peor pagado.

Girar es posible, del NiNi al SíSí fue el título de la mesa redonda de expertos en juventud y empleabilidad que, organizada por la agencia Servimedia y Coca-Cola, abordó los retos a los que se enfrentan los jóvenes españoles el pasado 24 de mayo.

“Existe una disfunción entre lo que se enseña en las aulas y lo que demanda el mercado laboral. De hecho, faltan perfiles para según qué puestos en el ámbito de las nuevas tecnologías”, afirmó el director de Relaciones Corporativas de Coca-Cola Iberia, Juan José Litrán. “Además, el sistema educativo no hace hincapié en las habilidades transversales, con lo importantes que son”, destacó.

Para el profesor de Educación Secundaria Francisco Castaño “es imposible que la enseñanza reglada, tal como está planteada, enganche a los jóvenes: ¡Aún explicamos las lecciones en pizarras de tiza! ¡A las generaciones del smartphone!”, exclamó. En línea con Litrán, Castaño lamentó que “no se trabaje en valores. No nos esforzamos en transmitir a los chicos que las cosas requieren esfuerzo, que hay que esperar, que hay algo que se llama frustración. Les educamos en Walt Disney y la vida es The Walking Dead”.

Javier Dorado, director general del Injuve, abogó también por un sistema educativo "lo suficientemente dinámico y adaptable" a la realidad laboral y que incorpore la enseñanza de competencias y habilidades para la vida. ”Estamos en deuda con todos estos chicos que no han podido hacerse el hueco que merecían”.

Encuentro 'Girar es posible, del NiNi al SíSí'
De izquierda a derecha, el director de la agencia de noticias Servimedia (moderador del encuentro), José Manuel González Huesa; el director general del Injuve, Javier Dorado; el director de Relaciones Corporativas de Coca-Cola Iberia, Juan José Litrán; la directora de la Fundación Accenture, Ana Millán; el doctor en Psicología José Luis Sancho; y el profesor de Educación Secundaria Francisco Castaño.

Sacar lo mejor de cada uno

Litrán subrayó que se trata de poner a los jóvenes “en el centro” y se refirió al proyecto GIRA Jóvenes Coca-Cola, que busca “sacar lo mejor” de los chicos con menos oportunidades. “El pilar de la iniciativa y su elemento diferenciador es que trabaja el autoconocimiento personal, que los jóvenes descubran sus posibilidades, adquieran confianza e identifiquen su pasión. Se mueve en dos direcciones, la personal y la profesional, que deben ir de la mano”.

A juicio del doctor en Psicología José Luis Sancho, la sociedad no está sabiendo aprovechar el potencial de los jóvenes, que es “descomunal”. “El mundo adulto no cesa de transmitirles desesperanza, impidiendo así que luchen con ilusión por sus proyectos”.

La directora de la Fundación Accenture, Ana Millán, no dibujó un panorama especialmente halagüeño al aportar los datos de un estudio realizado en colaboración con Fedea, que muestra que hay más de cuatro millones de personas vulnerables ante el empleo en España: 2,3 millones están en riesgo de pobreza laboral y 1,8 millones se encuentran en paro. Millán señaló que "vamos hacia una generación con bolsas de desempleo que afectan a mayores de 45 años" y una "bolsa enorme de pobreza laboral" que también perjudica mayoritariamente a los jóvenes.

No obstante, los expertos quisieron lanzar un mensaje positivo al considerar que las nuevas tecnologías van a ser la principal baza de los jóvenes en el futuro. “Todos tendremos que ser hábiles desde el punto de vista digital, y ellos ya lo son. Esto va a ser fundamental en los nuevos perfiles profesionales”, apuntó Millán.

Cuatro testimonios ilusionantes

Encuentro 'Girar es posible, del NiNi al SíSí'
Los participantes en GIRA Jóvenes Jeremi, Asly, Ismail y Meliza.

El broche al encuentro lo pusieron cuatro participantes en GIRA Jóvenes, que contaron qué les ha supuesto la experiencia. A Meliza le ha hecho pasar del “me gustaría hacer esto, pero…” al “yo puedo”. Y apunta alto: quiere ser chef de su propia cadena de restaurantes. La joven recordó lo revelador que fue para ella una dinámica de grupo en el campus GIRA Jóvenes en la que sus compañeros resaltaron sus aspectos positivos. “Vi una imagen de mí que no tenía y eso me cambió la forma de pensar”.

Algo parecido le ocurrió a Asly, interesada en la informática y a quien siempre le han dicho que se dedique a otra cosa “porque es una profesión de chicos”. “Mis tutores me apoyaron en todo momento y me he reafirmado en que quiero ser programadora o hacer algo relacionado con las redes sociales”.

Ismail, para quien “en el esfuerzo está el éxito”, ha logrado vencer su timidez y ser más abierto. “Ahora tengo muchos amigos; sé ganarme los corazones”.

El sueño de Jeremi es ser rapero profesional, pero hará “algún ciclo formativo” porque quiere tener un oficio para ayudar económicamente a su madre. A él GIRA Jóvenes le ha servido para vencer las zancadillas que se ponía a sí mismo. “Al menos hay que intentar las cosas”. No olvida la historia del elefante encadenado que descubrió en una sesión del campus en la que estaban todos a oscuras y con los ojos cerrados. “El animal no escapa, ahora que puede, porque desde pequeño estuvo atado a una estaca. En realidad son nuestras creencias limitantes las cuerdas que nos atan”.