No es ningún secreto que las mujeres están cada vez más presentes en todos los ámbitos de la sociedad, pero, a medida que aumenta la categoría profesional, disminuye la representación. A la alta dirección llegan con cuentagotas. “Somos el 50% de la población y, en España, más de la mitad de los licenciados, pero en el reparto de poder aún no queda reflejada esta proporción”, lamenta la directora de Comunicación de Coca-Cola Iberia, Leticia Iglesias. Solo dos empresas del Ibex-35 se acercan a la paridad en sus consejos de administración y el peso relativo de las mujeres en los consejos se sitúa en el 20,31%, según un estudio reciente del IESE y Atrevia.

Unas cifras que resuenan con mayor eco en este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, que continúa, por datos como esos, sin ser un día cualquiera en el calendario.

“Aunque en las últimas décadas se ha avanzado mucho, aún existen barreras invisibles, del subconsciente de las organizaciones, que impiden el acceso de las mujeres a los puestos de liderazgo”, opina la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia, Ana Gascón.

Ana Gascón defiende la diversidad en el ámbito corporativo porque “mejora el conjunto”. Foto: Marta Ortiz
Ana Gascón defiende la diversidad en el ámbito corporativo porque “mejora el conjunto”. Foto: Marta Ortiz

Para ella, la diversidad construye en positivo. “Pone altavoces y oídos donde antes no los tenías, y esa diferencia, lejos de separarnos, mejora el conjunto y lo fortalece”, destaca. “Coca-Cola es una marca para todos y, desde su creación, abraza la diversidad, entendida como la igualdad de oportunidades y coexistencia de personas de entornos, formación y trayectorias profesionales distintos”.

En los últimos años la compañía ha hecho importantes avances en la promoción de la mujer en cargos de responsabilidad. Se ha propuesto alcanzar la paridad entre hombres y mujeres en todos los niveles organizativos para 2020 y ha puesto en marcha iniciativas como Women’s LINC, una comunidad de fomento del liderazgo femenino.

En ella, las mujeres de Coca-Cola en la división de Europa Occidental comparten sus ideas, visión, se inspiran, apoyan y promueven el cambio positivo. “La compañía está detrás empoderándonos", subraya Gascón, representante de España y Portugal en el Comité de Women’s LINC.

“Ha habido un cambio de un tiempo a esta parte. Coca-Cola está haciendo un verdadero esfuerzo por equilibrar la balanza entre hombres y mujeres en los puestos de responsabilidad. No se trata de que haya cuotas, pero sí una clara intención de apoyarnos”, constata la responsable de Calidad de Coca-Cola Iberia, Ana Bravo.

Ana Bravo destaca los esfuerzos de Coca-Cola por la promoción de la mujer en los puestos de responsabilidad. Foto: Marta Ortiz
Ana Bravo destaca los esfuerzos de Coca-Cola por la promoción de la mujer en los puestos de responsabilidad. Foto: Marta Ortiz

Escoger libremente sin sentimientos de culpa

En este ascenso de la escalera empresarial, uno de los principales retos es lograr un equilibrio entre las aspiraciones profesionales y la vida personal, especialmente cuando se decide tener hijos. “El objetivo de Coca-Cola es contar con empleados felices, así que, además de cumplir con sus compromisos profesionales, cada uno debe poder atender aquello que considera importante en su vida”, señala la directora de Recursos Humanos de Coca-Cola Iberia, Marta Muñoz.

En aras de esa conciliación, entendida en su sentido más amplio e individual, los trabajadores disponen de un abanico de medidas, como el teletrabajo, horarios y vacaciones flexibles, fines de semana largos o el servicio EasyLife, que gestiona todo tipo de necesidades de los trabajadores.

De todos modos, puntualiza Muñoz, “animaría a toda mujer a sentirse con la libertad de elegir si, en un momento dado, prioriza a la familia por encima de la carrera profesional o viceversa, sin sentirse culpable por ello”.

Para Marta Muñoz el objetivo es tener “empleados felices”. Foto: Marta Ortiz
Para Marta Muñoz el objetivo es tener “empleados felices”. Foto: Marta Ortiz

Del mismo parecer es Bravo, quien estima que, “aunque acabas haciendo malabares continuos para conciliar, llega un punto en el que tienes que aceptar que no puedes sobresalir en todo. Debes hacer una reflexión personal y tomar el camino que consideres más adecuado”.

En este punto, opina, hay que relativizar un poco. “No son decisiones definitivas, son solo etapas, y en una buena compañía las oportunidades profesionales siempre estarán ahí. Al final, se trata de que el empleado esté satisfecho con la vida que lleva, lo que pasa por que la empresa le permita acomodarse a diferentes ritmos en función de sus necesidades. Si estás bien, aportarás más a la organización”.

Muñoz lo corrobora: “Está demostrado. Hay una relación directa entre los resultados de una compañía y el tener trabajadores felices y comprometidos que dan lo mejor de sí”.

Uno de los principales retos de las mujeres es lograr un equilibrio entre las aspiraciones profesionales y la vida personal. Foto: Marta Ortiz
Uno de los principales retos de las mujeres es lograr un equilibrio entre las aspiraciones profesionales y la vida personal. Foto: Marta Ortiz

Los hombres, los otros compañeros

Un camino hacia la igualdad real que no se puede recorrer sin que una mitad de la Humanidad apoye a la otra mitad, el objetivo de la campaña de ONU Mujeres HeForShe, a la que se sumó Coca-Cola en 2016. “Debemos hacer partícipes a los hombres de este movimiento en favor de las mujeres. Ellos ocupan actualmente la mayor parte de los puestos directivos, así que hemos de tenerlos de nuestro lado para crear entre todos un entorno laboral más inclusivo”, manifiesta Gascón.

“Aunque generalizar siempre conlleva riesgos, mujeres y hombres tienen formas de pensar y trabajar algo diferentes, pero eso está bien porque se complementan. Siempre que abres un proyecto o una reunión a gente con otro punto de vista, se acaba convirtiendo en algo más diverso y enriquecedor”, comenta Bravo.

La directora de Comunicación de Coca-Cola Iberia, Leticia Iglesias, en el bar de las oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid. Foto: Javier Sancho
La directora de Comunicación de Coca-Cola Iberia, Leticia Iglesias, en el bar de las oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid. Foto: Javier Sancho

Iglesias piensa en la generación de mujeres anterior a la suya. “Nuestras madres, con su valentía y lucha, nos abrieron camino. Ahora creo que la revolución debe ir un paso más allá, para cambiar mentalidades tiene que ser una lucha de todos, también de los hombres. El talento no tiene género”.

Expresentadora de informativos de televisión, lamenta que todavía haya quienes ven a “los rostros femeninos en pantalla como meros adornos que no hacen nada” y confiesa que la mejor noticia que le gustaría dar sobre este asunto sería la no noticia. “Que dejemos de hablar de que una mujer podría ser la primera presidenta de Estados Unidos, como ocurrió con Hillary Clinton, o de que es la primera en recibir un Oscar a la mejor dirección, el caso de Kathryn Bigelow por En tierra hostil en 2010. Que ya no haya una primera mujer que…”.