El mundo es de quienes vivimos en él, y entre todos determinamos hacia dónde vamos. Hay quienes se conforman con lo que les viene dado, pero también quienes no dan nada por sentado, luchan por sus sueños y consiguen que ocurran cosas maravillosas.

Entre estas personas hay, por supuesto, muchas mujeres. Algunas de ellas son muy poco conocidas a pesar de sus grandes logros. Así que con motivo del Día Internacional de la Mujer, hemos salido a buscar a siete de estas mujeres excepcionales, a modo de pequeño homenaje a estas y al resto de mujeres que, como ellas, cada día, silenciosamente pero sin descanso, van dibujando otro mundo después de haberlo soñado.

Cristina Osorio

Cristina Osorio le diagnosticaron esclerosis múltiple con 26 años, cuando era jinete de competición. “Los médicos me dijeron que tenía que dejar el deporte, pero no pude. Era mi vida”. Encontró en la natación una salida para enfrentar la enfermedad y seguir con el deporte. Tras casi un año de duro entrenamiento, en julio de 2015 se convertía en la primera persona con esclerosis múltiple en cruzar el Estrecho de Gibraltar a nado.

Su hazaña fue en beneficio de la Fundación Khanimambo, una ONG que trabaja para mejorar la situación de 400 niños mozambiqueños, para los que logró recaudar 20.000 euros. Con su proeza también quiso transmitir "lo que me ha servido el deporte en mi enfermedad y ayudar a gente con dolencias crónicas a llevarlas de otra manera, que sepan que nunca deben dejar de tener sueños”.

Patricia Sendín

Millones de personas carecen aún de agua corriente y saneamiento en el mundo. Ante esta situación, la arquitecta Patricia Sendín decidió hacer algo. En 2011 y tras 17 años en grandes estudios internacionales, lanzó Send a City. "Creamos poblados autosuficientes en áreas rurales, lo que resuelve la falta de infraestructuras en zonas remotas", ha explicado. También otros “modelos” necesarios para el bienestar de esas comunidades, como el educativo, sanitario o legislativo. “Para ello nos asociamos con quien lo sabe hacer y actuamos como integradores de sistemas”.

Su proyecto fue presentado en Startup The Fusion en Madrid en 2014, y un año antes Sendín fue distinguida como emprendedora social en la conferencia Social Capital Markets 2013 en San Francisco. Según ha contado a EL PAÍS, “no tengo muy claro cómo funcionan los vínculos que nos unen con la Tierra, pero el contacto con la naturaleza nos hace mejores personas".

discretamente están cambiando

©La corredora Noemia Lopes, primera mujer en participar en solitario en la Powerade Non-Stop Madrid-Lisboa


Noemia Lopes

Noemia Lopes es una enamorada de la naturaleza, los animales y la bicicleta. Y una valiente. Amante de los retos de larga distancia, en septiembre de 2015 se convirtió en la primera mujer en afrontar en solitario la Powerade Non-Stop Madrid-Lisboa, una carrera sin descanso en la que los participantes pedalean solos o en equipo a lo largo de los 770 kilómetros que separan esas dos capitales.

Cuando a Lopes le empiezan a fallar las fuerzas sobre dos ruedas, ve lo que llama "el muro". "Todos los tenemos, en el terreno personal y profesional”, dice. “En carrera, saltar o empujar el muro te va comiendo fuerzas, mental y físicamente, pero también te da más energía para seguir adelante y terminar el desafío". Noemia no logró completar la Non-Stop Madrid-Lisboa, pero al ser la primera mujer en hacerla frente sola, consiguió derribar uno de esos muros de los que habla.

Elena García

Ingeniera industrial en el Centro de Automática y Robótica (CSIC-Universidad Politécnica de Madrid), Elena García diseñaba robots orientados a la industria hasta que conoció a Daniela, una niña que se quedó tetrapléjica como consecuencia de un accidente de tráfico. Tras reunirse con sus padres, comenzó a desarrollar un exoesqueleto que le permitiera volver a caminar.

El proyecto le llevó tres años y fue la propia Daniela quien testó el prototipo, con éxito. Sin embargo, no ha sido posible comercializarlo por falta de financiación. Mientras busca fondos, esta investigadora sigue creando nuevos exoesqueletos para paliar los efectos de las enfermedades neuromusculares.

 discretamente están cambiando

©La ilustradora Rebeca Khamlichi dibujó para Coca-Cola la botella Contour del futuro


Rebeca Khamlichi

Rebeca Khamlichi (Madrid, 1987) es autora de una colorida obra que aparta al que la contempla del mundo gris que a veces nos rodea, vitalista, positiva, y con mensaje. Hija de artistas, en sus creaciones conviven los iconos religiosos, los dibujos animados o los animales humanizados. Ha ilustrado el libro infantil La ballena azul del periodista Nico Abad y es autora de la obra Semaforismos y Garabatonías junto con la cantante Zahara. También dibujó la botella Contour del futuro en un evento-homenaje en Madrid al mítico diseño.

Suzanne O’Sullivan

Durante 20 años, la neuróloga Suzanne O'Sullivan se ha topado con pacientes que están ciegos, en silla de ruedas o que comen a través de un tubo sin tener ninguna enfermedad orgánica. Y es que cada parte de su cuerpo ha sido afectada por su mente.Como no hay tratamiento para las enfermedades psicosomáticas, la medicina “los despacha sin más”, asegura.

Cansada de verlo, decidió atender su sufrimiento. Desde el Hospital Nacional de Neurología y Neurocirugía de Londres, donde trabaja, aborda el problema de modo interdisciplinar, trabajando conjuntamente con psiquiatras y psicólogos. Son el 30% de sus pacientes. “Hay una clasificación no oficial para las dolencias y en ella los trastornos psicosomáticos son los charlatanes de las aflicciones, nos burlamos de ellos. Eso debe cambiar”, manifestaba en una entrevista reciente en La Vanguardia.

Carmen Fernández

Al frente de la biblioteca de Soto del Barco, un municipio asturiano de menos de 5.000 habitantes, está Carmen Fernández desde hace más de siete años. Con pocos recursos, pero derrochando creatividad y pasión, puso en marcha el proyecto Ahora Ágora, que concebía la biblioteca como el “tercer lugar” al que las familias podían ir con sus hijos tras el parque y la escuela, “en un pueblo tan pequeño y más en invierno”. La iniciativa le valió en 2015 uno de los premios María Moliner de Animación a la Lectura. Mientras ve cómo su implicación tiene recompensa y aumenta el número de socios y el préstamo de libros, con los 12.000 euros del galardón esta particular heroína puede financiar ahora más actividades que fomenten el amor por la lectura.