Una de las cosas más importantes a la hora de ponernos en forma y salir a hacer deporte es encontrar la motivación adecuada. Desde Coca-Cola te vamos a ayudar sin ni siquiera levantarte del sofá. Sí, has leído bien, y es que inspirándonos en el séptimo arte hemos realizado una lista de las mejores películas que te animen a moverte. Ve poniéndote la ropa de deporte, porque al terminar de verlas querrás salir disparado a ponerte en forma.

Rocky (J.G. Avildsen, 1976)

Comenzamos con un clásico que no puede faltar en ninguna filmoteca. La película de Rocky (y las posteriores secuelas) cuentan la vida del boxeador Rocky Balboa y de cómo entrenó y superó sus límites para convertirse en una verdadera leyenda del deporte. ¡Que levante la mano quien no se haya inspirado en su banda sonora a la hora de hacer deporte!

Karate Kid (J.G.Avildsen, 1984)

Avildsen encontró un buen filón en las películas deportivas. Si además de poneros en forma queréis descubrir los valores que se esconden detrás del deporte, esta es vuestra película. El remake del año 2010, protagonizado por Jayden Smith y Jackie Chan, le dio un aire nuevo a este clásico.


Million Dollar Baby (Clint Eastwood, 2004):

Inspirados una vez más por el boxeo recordamos esta gran obra ganadora de 4 premios Oscar. Grandes interpretaciones por parte del trío protagonista fomado por Clint Eastwood, Hilary Swank y Morgan Freeman, que nos recuerdan a través de la historia que merece la pena luchar por lo que quieres y no rendirte a pesar de las adversidades.

Space Jam (Joe Pytka, 1996)


No tienes por qué ser un niño para disfrutar de las películas de dibujos animados, sobre todo si Michael Jordan es la estrella. El valor del juego en equipo y de aunar fuerzas para resolver los conflictos a través del deporte es el hilo conductor de esta divertida película para todos los públicos, que también nos enseña la importancia de creer que el verdadero poder ya está dentro de ti.


Titanes: hicieron historia (Boaz Yakin, 2000)

Cerramos nuestra lista con una estupenda película en la que vemos cómo el deporte colabora con la integración social. No se trata solo de mejorar físicamente, sino de crecer como personas a través del trabajo en equipo, el compañerismo y la ayuda de los demás. 

Ahora que ya estás motivado, recuerda que lo importante es salir ahí fuera y ponerte en movimiento. Queremos una generación más en forma: ¡átate las zapatillas y a disfrutar!