La directora de Recursos Humanos de Coca-Cola Iberia, Marta Muñoz, necesita tiempo, además de para cuidar de su familia, para hacer deporte, por “salud” y porque le permite liberar “tensiones”. Otros necesitan tiempo para atender a sus padres mayores, pasear a sus perros o, sencillamente, leer un libro.

Así entiende Muñoz la conciliación laboral y familiar, en su sentido más amplio e individual. “Es la vía para que cada persona encuentre su estabilidad, que le va a proporcionar la felicidad que merece”, señala. “Se trata de que, al final del día, cuando uno se acueste, esté satisfecho consigo mismo porque ha podido llegar hasta donde quería, tanto a nivel personal como profesional”, recalca.

Para esta experta en la gestión de personas con más de 23 años de experiencia y que se incorporó a Coca-Cola Iberia hace cinco meses, las empresas deben ofrecer a sus empleados “herramientas” y “flexibilidad” para que estos elijan la opción que mejor les encaja, partiendo de una “creencia”: los empleados son individuos “responsables”.

“En Coca-Cola somos muy afortunados porque nos ofrece todo lo necesario para desarrollar nuestra carrera sin descuidar la esfera privada”, afirma Muñoz. Para ello, las dos principales medidas de conciliación con las que cuenta son tanto la flexibilidad de horarios como de presencia en la oficina. “La compañía entregó el año pasado un smartphone a todos los empleados, independientemente de su puesto. Además, todos tienen un portátil y ayudas para poder conectarse a internet desde casa”. En opinión de Muñoz, “hay que luchar para que el presentismo laboral no sea un medidor del compromiso de los trabajadores. EnCoca-Cola trabajamos por objetivos y los caminos para llegar a ellos son múltiples”.

Marta Munoz

"La empresa nos ayuda a hacernos la vida más fácil"

Conciliación también es, destaca Muñoz, que “la empresa te quite preocupaciones, te haga la vida más fácil, ofreciéndote, como en nuestro caso, un seguro médico, un plan de pensiones, comedor y gimnasio dentro de la oficina, el servicio Easylife que realiza por ti las gestiones que necesitas (desde dejar ropa para la lavandería hasta unas botas para el zapatero)…”. También es mejorar lo que estipula la propia legislación, con más días de asuntos propios, de vacaciones o con fines de semana que empiezan los viernes a las 13.30 horas.

Sin olvidar tampoco la política de gestión del talento, algo en lo que Coca-Cola -dice Muñoz- es “única”. “Invertimos en ofrecer oportunidades que suponen un desarrollo en la vida profesional y personal. Por ejemplo, acabamos de traer a una chica de México para cubrir una baja por maternidad en Marketing. Esto supone un coste elevado para la empresa, pero es una gran oportunidad para esta joven, y estamos encantados de dedicar recursos con este fin”.

Marta Muñoz, directora de Recursos Humanos de Coca-Cola

El ejemplo de los países nórdicos

Para esta licenciada en Marketing, que se contagió nada más entrar en Coca-Cola de la “emoción y pasión con la que aquí se trabaja”, un empleado feliz da siempre “la mejor versión de sí mismo, y en eso ganamos todos: los demás, la empresa, la sociedad”.

En esta cuestión, el mejor espejo en el que mirarnos son los nórdicos, opina Muñoz. “Tienen muy claro cuánto tiempo quieren dedicar al trabajo y cuánto a la vida personal, y actúan en consecuencia”. A su juicio, replicar este modelo en España requeriría uncambio cultural. “Nos acostamos tarde, al día siguiente iniciamos nuestra rutina también más tarde, invertimos más tiempo del necesario en comer, y todo ello retrasa la hora de salida del trabajo. Deberíamos reajustar los horarios. Es una filosofía de vida que las generaciones más jóvenes, los llamados millennials, tienen muy claro”.

En el caso de Coca-Cola, la “vuelta de tuerca” pendiente, considera Muñoz, es “escuchar las necesidades individuales de cada empleado y dotar a sus responsables de las herramientas y competencias adecuadas para saber manejar esas conversaciones y encontrar una solución que sea ventajosa para ambas partes”. En esto, precisamente, va a concentrar sus mayores esfuerzos al frente de Recursos Humanos porque, como defiende con rotundidad, la diversidad y las diferencias, “lejos de separar,enriquecen”, y “solo estando bien con nosotros mismos podremos dar lo mejor a los demás”.