Un gesto aparentemente tan sencillo como sonreír, puede ayudarnos no sólo a destapar nuestra propia felicidad sino a compartirla y contagiarla entre los que nos rodean. ¿Sabías que son las llamadas “neuronas espejo” las

responsables de que las sonrisas sean contagiosas? Se activan para reflejar la acción de la otra persona y nos hacen sentir empatía.

En Coca-Cola tenemos una posición privilegiada para contagiar felicidad, pero ¿cómo podíamos hacer para que todo un país se contagiara una sonrisa, aunque fuera por un momento? Se nos ocurrió una gran idea: la iniciativa de los DNI felices en Perú.

Las fotos de nuestros DNI suelen ser aburridas y sosas, ¿cómo podíamos cambiar eso? Muy fácil: ayudados por la agencia de publicidad McCann instalamos varias cabinas fotográficas que sólo se activan cuando detectan tu sonrisa. ¿El resultado? Un montón de DNI felices y miles de personas destapando su felicidad cada vez que lo muestran.

Esta campaña de impacto positivo entre un gran colectivo fue premiada en el Festival de publicidad de Cannes, en el festival El Sol de España y se llevó un EFFIE, el premio más importante de publicidad en Perú. Pero nuestro mejor premio es seguir contagiando sonrisas y felicidad todos los días.