La igualdad de género es un buen negocio. Lo dicen desde las Naciones Unidas hasta el Foro Económico Mundial. De hecho, sus investigaciones recientes muestran que la diversidad de género ayuda a las empresas a mejorar sus resultados.

Según un estudio de la consultora internacional McKinsey, una mayor participación femenina en todos los ámbitos supondría añadir al PIB mundial de 2025 hasta 12 billones de dólares. Sin embargo, para garantizar la inclusión del talento y la energía de las mujeres en oficinas, fábricas y cadenas de suministro, es necesario adoptar medidas específicamente dirigidas al logro de ese objetivo.

"Una de las más importantes es atender las necesidades de las mujeres que son madres –y también de los hombres que son padres-, que quieren ser buenos trabajadores a la vez que buenos progenitores", señala Melanne Verveer, primera embajadora estadounidense para Asuntos Globales de la Mujer y coautora del libro Fast Forward.

Por un permiso remunerado

tan importante

Verveer es especialmente crítica con su propio país, Estados Unidos, el único del mundo, junto con Papúa Nueva Guinea, que no ofrece ningún tipo de baja remunerada por maternidad. La legislación marca 12 semanas de descanso, pero las empresas no están obligadas a mantener el sueldo.

"Ante esta situación, las mujeres tienen la enorme presión de volver al trabajo cuanto antes. La baja retribuida por maternidad da una estabilidad económica a las familias, además de reducir la rotación de personal en las empresas. Tiene también un impacto positivo en la salud y el desarrollo del niño, al permitir a los padres estar más tiempo con sus hijos. Todos ganan: padres, hijos y empresarios".

“La cultura laboral, la legislación y las actitudes hacen creer que todavía estamos en los años 50: los hombres trabajan y las mujeres cuidan de la casa y los hijos. Ellos ganan el sueldo y ellas siempre están disponibles para sus vástagos”, escribe Brigid Schulte enOverwhelmed, un libro sobre las dificultades para conciliar trabajo y familia en EEUU. Sin embargo, la realidad es que un 75% de las mujeres con hijos trabajan fuera de casa.

Empresas que llevan la delantera

Verveer, actual directora del Instituto para la Mujer, la Paz y la Seguridad de la Universidad de Georgetown, aplaude las políticas de determinadas compañías y empresarios de la llamada generación de los millennials, que “están liderando medidas ajustadas a la realidad social”.

Tal es el caso del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, que en noviembre pasado anunció que se cogería una baja de dos meses tras el nacimiento de su hija, y ha extendido hasta los cuatro meses este permiso remunerado para todos los hombres y mujeres que trabajan en la red social en cualquier país del mundo. “Coca-Cola también está implementando inteligentes políticas de conciliación que están enviando una potente señal de que se valora a las familias", destaca Verveer. A partir de 2017, la compañía ofrecerá seis semanas de baja remunerada a todos los padres y madres, frente a las seis-ocho semanas actuales de las que solo pueden disfrutar las madres biológicas.  

"El permiso retribuido permite a los padres establecer un vínculo con su nuevo hijo. Es fundamental para ellos tomarse ese tiempo, y cuando regresan al trabajo, lo hacen renovados, menos estresados y en su mejor momento: centrados, comprometidos y productivos", señala Ceree Eberly, responsable de Personal de The Coca-Cola Company.

En España, el permiso de maternidad es de 16 semanas (cuatro meses) y el de paternidad de 15 días (dos semanas). Una baja maternal que está entre las menores de Europa y muy alejada de la media en la UE de los Veintisiete, que es de 28 semanas.

“Desarrollar una carrera profesional y tener hijos no es excluyente. Poder conciliar es algo bueno para las mujeres, los hombres y los niños, pero también para las empresas y la economía. Es bueno para toda la sociedad", remarca Verveer.

Precisamente, Coca-Cola España ha integrado el compromiso con la diversidad de género en su modelo de negocio. Prueba de ello es su adhesión este año a la campaña HeForShe promovida por ONU Mujeres para alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres en el mundo. Otro ejemplo es la iniciativa global 5by20, que busca apoyar a cinco millones de emprendedoras antes de 2020, y que a lo largo de 2016 llegará a España.