No muchos jóvenes pueden presumir en la actualidad de tener un contrato indefinido, y encima en lo que les gusta. Es el caso deJuan Benítez, que desde hace seis meses es miembro del equipo de mantenimiento de los Teatros del Canal de Madrid. “Reparamos las luces, los sistemas de aire acondicionado, las bombas de calor y frío, y muchas cosas más. Es una maravilla, estoy muy contento”, reconoce.

Este exestudiante de Electricidad, de 19 años, no había trabajado antes. A través del Proyecto GIRA Jóvenes Coca-Cola, que busca el empoderamiento y la empleabilidad de los chicos y chicas con menos oportunidades, consiguió en 2015 unas prácticas de tres meses en el centro. “En ese tiempo aprendí a asumir responsabilidades; a ser puntual; a saber estar, porque hay gente por encima de ti que te marca la pauta y no puedes hacer lo que te dé la gana; a convivir con los compañeros, lo que luego te ayuda a relacionarte con los demás ahí fuera”, relata.

Lo debió hacer muy bien porque, a la semana de terminar las prácticas, le ofrecieron un contrato indefinido. “Soy joven, tengo ganas de aprender, no me quedo en lo básico, toco todos los palos y siempre estoy ahí ofreciéndome”, señala al ser preguntado por el motivo por el que cree que contaron con él.

 

©Participantes en GIRA Jóvenes 2016, durante un taller de teatro en el campus que forma parte del itinerario formativo del proyecto.


Una pasión sobrevenida: el teatro

El de Juan no es el único caso, sino uno de muchos. Técnico en Gestión Administrativa y Recursos Humanos, Irene Alonso llevaba trabajando como administrativa desde los 17 años, pero se quedó en paro. Fue entonces cuando, en 2012, recién estrenado el proyecto, decidió entrar en GIRA Jóvenes animada por la Fundación Semilla, entidad social que en aquel momento, como ahora hacen otras, ayudaba a Coca-Cola a seleccionar los perfiles más adecuados.

“Comencé haciendo labores de producción en el musical A quién le importa, de Jorge Berlanga, en el Teatro Arlequín de Madrid”, cuenta Irene. “Después pasé a oficina, hasta que me contrató la empresa de producción escénica y consultoría cultural El Muro”,prosigue. Hoy, forma parte del equipo de producción de los Premios “Buero” de Teatro Joven Coca-Cola, que ya han celebrado su 13ª edición y son todo un homenaje al teatro de aficionado en España. “La verdad es que a mí me llamaba la atención el mundo de la música, no precisamente el teatro, así que nunca pensé en aterrizar en un sitio así. Sin embargo, ahora disfruto mucho con lo que hago”, declara.

 

©Miembros de GIRA Jóvenes 2016 participan en una actividad al aire libre en el campus.


Derribando estereotipos

Agradecimiento es quizás la palabra que mejor expresa lo que siente por este proyecto Tamara Montoya. No pudo optar a ninguna de las experiencias laborales que forman parte del itinerario formativo de GIRA Jóvenes porque, al poco de pasar en 2015 por el campus en el que estos chicos descubren sus habilidades personales y profesionales, encontró un empleo. “Empecé a trabajar en una cadena muy conocida de supermercados. El campus me ayudó muchísimo para la entrevista: te dan claves sobre cómo comportarte, qué decir, y te recalcan mucho lo de que hay que echarle ganas al asunto y querer las cosas de verdad”.

Hoy ya no está allí, sino en una firma de ropa en unos grandes almacenes, pero en los cuatro meses que permaneció en esa cadena de supermercados consiguió que su novio Antonio Jiménez, con el que comenzó GIRA Jóvenes, pudiera optar a uno de los procesos de selección. Él también logró el empleo y ya tiene un contrato indefinido. “Hemos pasado de ser dos niños a ser un hombre y una mujer”, asegura Tamara, que vive con Antonio.

El mérito de estos dos jóvenes, de 21 años, es doble por ser de etnia gitana, pero en el caso de Tamara es aún mayor por ser mujer. “No cumplo el perfil típico dentro de mi comunidad y, fuera de ella, te cuelgan muchos sambenitos. Lo que hay que hacer es trabajar duro y luchar para derribar los estereotipos”, asegura. Ahora que tiene independencia económica, se plantea sacarse el carné de conducir y estudiar el grado superior de Diseño Gráfico.