El fútbol es debate. Es la discusión sobre el resultado, el árbitro o ese penalti pitado en el último minuto. También se habla mucho del dinero que mueve el deporte rey, o los millonarios contratos con televisiones o marcas. Pero, si hay algo que (casi) nadie pone en duda, es que el fútbol es, ante todo, valores.

“El deporte te cambia la vida”. Así de claro lo dice Joan Capdevila, unos de los 23 que ganaron el Mundial de Sudáfrica en 2010, y también campeón de la Eurocopa 2008. “El deporte te deja buenas amistades, te da la posibilidad de disfrutar de muchísimas cosas”. Y también de hacer equipo, de aprender a apoyarse mutuamente entre compañeros. “Los valores que muestra el vestuario te hacen mucho más fuerte, te das cuenta de hasta dónde podemos llegar las personas”.

El ex lateral zurdo de Deportivo de La Coruña, Espanyol o Villarreal compartió sus experiencias con Iñaki Cano, periodista deportivo, en el stand de Coca-Cola en Alimentaria 2016.

Por supuesto, hubo palabras para la Eurocopa y el Mundial. “En Sudáfrica me impactó salir al campo en la final y ver la copa. Es un sueño que tienes desde pequeño y no quieres dejar escapar la oportunidad”.

Pero, al margen de lo tópico, Capdevila sorprendió a todos al recordar, como uno de los momentos que más le ha marcado en su carrera, cómo todo el vestuario del Dépor se unió cuando al portero Molina le fue diagnosticado un cáncer. Cómo todos se olvidaron, incluso, del fútbol, para estar a su lado. “Te centras en la faceta humana. Al final, lo que te queda es la amistad y el valor de las personas”.

El deporte te cambia la vida 1

La importancia de los valores en el fútbol

Desde la temporada 2011/2012, Coca-Cola viene desarrollando una iniciativa que busca premiar los valores en el deporte por encima de los resultados: la Tarjeta Blanca. Durante la Copa Coca-Cola, una competición para cadetes en la que participan más de 100,000 chavales cada año, los árbitros pueden enseñar una tarjeta blanca – además de las habituales amarilla y roja – para premiar las acciones positivas.

Y como colofón, cada temporada, Coca-Cola le entrega una tarjeta blanca a la persona o entidad que más haya destacado por un gesto de nobleza o juego limpio en el deporte.

En 2015, el reconocimiento fue para el presidente del Celta de Vigo, Carlos Mouriño, quien asistió en persona a Aarón Sánchez, entonces cadete del eterno rival, el Deportivo de la Coruña, quien se desplomó inconsciente mientras jugaba el derbi contra el Celta en la Copa Coca-Cola.

“Me parecen muy bien este tipo de iniciativas. A todo el mundo le gusta ganar algo, y si es algo que premia el fair play pues mucho mejor”, señaló Capdevilla. “En las bases ya se trabaja mucho con los más pequeños, desde el principio. Pero creo que aún falta bastante para que este juego limpio llegue a primera división”.

Así que, este año, el campeón del mundo lo tiene claro. La Tarjeta Blanca 2016 no será para los Neymar, Ronaldo o Simeone. “Se la daría a todos los entrenadores que educan en valores, que ayudan a los niños a portarse bien. A todos los que enseñan el fair play”.