La fase final de la Copa Coca-Cola de fútbol en categoría cadete (jóvenes entre 15 y 16 años) se ha disputado en las instalaciones de la escuela de fútbol de Mareo en Gijón (Asturias) del 12 al 14 de junio, con la participación de cinco jóvenes de Gira Jóvenes Coca-Cola seleccionados para trabajar en este evento entre los casi 200 chicos y chicas que participaron en los dos Campus Gira de formación celebrados en mayo en Madrid.

Ha sido un año intenso para el fútbol cadete en España, nada menos que 4.000 equipos y 100.000 jugadores han competido esta temporada en la XIII edición de la Copa Coca-Cola, un largo camino para los seis clubes y seis selecciones autonómicas masculinas y las cuatro selecciones regionales femeninas hasta llegar a la gran fase final de la Copa Coca-Cola en la escuela de un club histórico del fútbol español, el recién ascendido a primera división Sporting de Gijón.

Para Abdel, Adrián, Jesús, Joel y Santiago ha sido también una experiencia única, la oportunidad de tomar parte, como trabajadores contratados, en la organización de un gran evento de escala y repercusión nacionales.

Los chicos de Gira Jóvenes Coca-Cola se han encargado de colaborar en la finalización del montaje y en la atención de los puntos de hidratación para futbolistas y público, cumpliendo a la perfección su papel en el compromiso de Coca-Cola por promover una vida saludable.

La Copa Coca-Cola ha supuesto además para estos cinco jóvenes que se inician en su vida profesional la oportunidad de integrarse en un amplio equipo de profesionales, de conocer nuevas personas y gozar del increíble paisaje asturiano en el que montaña y mar se dan la mano, además de disfrutar de la calurosa acogida de las gentes del principado.

“Es la primera vez que he pisado la playa” reconocía Abdel tras pasear descalzo por las arenas descubiertas por la marea baja de la hermosa playa de San Lorenzo, en pleno centro de Gijón. “Me han dicho que tengo que probar el ‘cachopo’”, decía Joel. Lo mismo opinaba una de sus compañeras locales, que después de trabajar con ellos el viernes, trajo a los chicos el sábado una tarrina que contenía esta especialidad asturiana, cocinada por su madre.

Se trata de trabajar, de aprender y también, por qué no, de disfrutar haciéndolo y los chicos no paran ya de preguntar si podrán tener más oportunidades como esta. “Está muy bien. Me lo estoy pasando genial, apenas me doy cuenta de que estoy trabajando” reconoce Adrián, quien sin embargo no para de reponer bebidas en las neveras de sus compañeros, repartidas por los siete campos de fútbol en los que se desarrollan las competiciones y que rechazó otra oferta de trabajo fijo para ir a Gijón unos días “Quería venir. Como fuera”.

“Ya me he hecho amigo de un montón de padres de los jugadores, a los que les he dado bebidas. Uno de Murcia, otro de Zaragoza, de Madrid…” dice Jesús con una sonrisa. “Me encanta Asturias. Me siento libre fuera de Madrid” confiesa Santiago.

Compartir estos días con estos chicos con hambre de vida ha sido un privilegio para todos los que han estado a su alrededor y ha sido gracias a Gira Jóvenes Coca-Cola, que apoya el magnífico trabajo que llevan a cabo entidades sociales como Cruz Roja, Fundación Secretariado Gitano, Tomillo, Opción 3 y Norte Joven para ofrecer nuevas oportunidades y perspectivas a jóvenes que hasta ahora han tenido pocas. Y ellos las van a aprovechar todas. Nosotros también tenemos mucho que aprender de ellos.