Bar Escuela Coca-Cola Fundación Solventia 3
Todos están nerviosos por superar la primera entrevista colectiva que tiene lugar en este bar de Conde de Peñalver. Dos supervisores del departamento de operaciones de la conocida cadena de restaurantes son los encargados de seleccionar a 15 de ellos que se incorporarán a tres nuevas franquicias Lizarran.
El supervisor del departamento de operaciones y entrevistador, Quique Ruiz, nos explica el interés que ha generado el Bar Escuela Coca-Cola propiedad de la Fundación Solventia.“Cuando le expusimos el proyecto a los franquiciados se interesaron mucho en él por su factor humano, hasta tal punto que nos han solicitado realizar una selección de personal entre los jóvenes aprendices para incorporarlos a las plantillas de sus futuros locales”.

 Bar Escuela Coca-Cola Fundación Solventia 1
 Bar Escuela Coca-Cola Fundación Solventia 2

Para ello realizarán una serie de preguntas sobre su formación, experiencia y ganas a los diferentes candidatos. “Todos nos muestran su gran interés por pasar a la fase 2 del proyecto: su profesionalización.
Se sienten ante una oportunidad y quieren responder lo mejor posible a lo que se les ofrece”, añade Quique.
Una de las jóvenes aspirantes es Isabel, que lleva dos meses de formación como camarera. “Yo llegué al Bar Escuela a través de la bolsa de empleo de Fundación Tomillo, y aproveché la oportunidad de seguir aprendiendo una profesión. Ya había trabajado antes, durante unos ocho meses, en el mundo de la hostelería, pero aquí he conocido más facetas de este puesto en un buen ambiente de trabajo”.
Sus respuestas a la entrevista de Quique la definen como una chica activa y expresiva. “Me gusta que el cliente se sienta como en casa, y prefiero trabajar por las mañanas, ver la sala llena y estar en continuo movimiento”, comenta Isabel.
Elamin ya es jefe de cocina después de dos meses y medio de aprendizaje, “cuando yo estoy todo tiene que salir perfecto en cocina, para que no tengan queja ni los clientes ni mis compañeros camareros. Además, procuro tener todo siempre ordenado y limpio, los hombres también sabemos ser limpios mientras cocinamos”, dice entre risas.
Un buen ambiente que se respira en el proceso de selección y que poco a poco relaja los nervios por esta importante oportunidad laboral. ¡Suerte chicos!