Coca-Cola nos había citado para un evento secreto en el número 84 de la calle Méndez Álvaro. Al comprobar la dirección en el mapa, pensamos que había habido algún tipo de equivocación, pues las imágenes mostraban una estación de mercancías junto a una playa de vías. Pero según nos acercábamos, ya sabíamos que no había error alguno: varios focos de luz surgían de entre los contenedores e iluminaban el cielo de Madrid al atardecer.

Tras zigzaguear brevemente entre calles formadas por contenedores de mercancías apilados, llegamos a nuestro destino: la Estación de la Felicidad, tal como rezaba un cartel a los pies de una alfombra roja que nos llevaría a la auténtica sorpresa de la noche: la presentación de innovadora estrategia de "marca única" de Coca-Cola

Pero no adelantemos acontecimientos. Antes de desvelarnos su nueva estrategia, que implica un rompedor cambio de imagen y comunicación, Coca-Cola nos hizo "sufrir" un poco, manteníendonos en vilo esa sorpresa que nos anunciaba en la invitación. 


Decimos "sufrir" entre comillas porque sería faltar a la verdad afirmar que sufrimos durante la espera, y no porque no nos embargara la emoción o nos picara la curiosidad, sino porque el evento se desarrollaba dentro de uno de los hangares de la estación (con trenes incluidos) que había sido transformado en un pequeño paraíso tropical, haciendo honor al nombre Estación de la Felicidad. Más de 700 invitados, entre periodistas, celebrities, stakeholders y gente de Coca-Cola España e Iberian Partners, esperaban en un ambiente festivo el momento en el que se desvelara el secreto que Coca-Cola había prometido compartir con nosotros durante la velada.

Finalmente, tras la deliciosa espera, llegó el momento de conocer aquello a lo que habíamos venido. Sentados alrededor de un escenario con la forma de la ola dinámica de Coca-Cola, asistimos a una presentación que inició Miguel Ángel Furones, presidente de Publicis España, quien, maleta en mano, nos contó que en la vida, como en los viajes, es importante elegir aquello que nos hace felices para llevar como equipaje.

Después, tras un delicado solo de saxofón representando la inconfundible melodía de Coca-Cola, salió al escenario Esther Morillas,Marketing Manager de Coca-Cola para España y Portugal. 


Esther habló de cómo innovar, ir un paso por delante y adaptarse a las necesidades de los clientes ha sido siempre algo intrínseco a Coca-Cola. También nos habló del bagaje de Coca-Cola a lo largo de estos 129 años de historia (su logo identificable, la botella contour, el color rojo como bandera y un producto único con su sabor refrescante e inconfundible) y de la importancia del cambio de estrategia que nos iban a presentar, que recoge todo ese bagaje para volver a reinventarse y ser más Coca-Cola que nunca, uniendo todas las marcas de la familia Coca-Cola bajo una "marca única" extensiva a todas sus variedades

Tras esas palabras, Esther nos enseñó lo que todos queríamos ver. Pintando una puerta mágica en la pantalla gigante al fondo del escenario, se "metió" en la proyección para subirse a una de las cuatro grandes latas de Coca-Cola que empezaron a emerger como monolitos de 2001: Una odisea del espacio. Aunque la música que la acompañaba era otra, seguro que en ese momento en la cabeza de muchos sonaba la inconfundible melodía de la obra de Kubrick. 


Ahí las teníamos, ante nosotros, cuatro enormes latas que resumían el cambio de estrategia: un diseño único para las cuatro, con el rojo como protagonista y con detalles en color para identificar fácilmente cada variedad. Una marca que engloba todas las variedades de Coca-Cola.

Lógicamente, esta nueva estrategia es mucho más que un rediseño de los envases, es sobre todo un profundo cambio en la forma en que Coca-Cola se comunica. Hasta hoy, cada una de las variedades era una marca independiente que tenía sus propios atributos y valores que se materializaban a través de anuncios, carteles o merchandising diferenciados. A partir de ahora, toda esta comunicación será una, la de la marca Coca-Cola, apoyando a todas sus variedades. Esto también se percibirá en el nuevo logotipo de la marca, que abarca las cuatro botellas, enfatizando el hecho de que ahora es una única marca con cuatro variantes. 


Como broche a tanta novedad, además de la intervención de Jorge Garduño, Director General de Coca-Cola para España y Portugal, que hizo hincapié en la importancia de esta reinvencion para Coca-Cola que estrenaremos primero en España, pudimos disfrutar en primicia de los tres nuevos anuncios de la campaña que veremos próximamente en televisión. No os podemos contar nada porque os estropearía la sorpresa, pero sí os adelantamos que la emoción hizo asomar más de una lagrimilla en la sala. 

Al terminar la presentación volvimos al paraíso tropical de la Estación de la Felicidad, donde nos esperaban las nuevas latas de Coca-Cola, bien fresquitas, para que pudiéramos comprobar de primera mano su nuevo diseño y continuar la fiesta disfrutando de nuestra Coca-Cola favorita mientras Carlos Jean nos deleitaba a los platos. 


Sin duda una velada inolvidable tanto por lo vivido como por lo aprendido, por esa sensación tan especial de estar viviendo un momento único, de esos que pueden marcar un antes y un después en la historia del diseño y el marketing, y un poco también por poder ser los primeros del mundo en descubrir esta innovadora estrategia de "marca única" que muy pronto vais a poder concocer vosotros también, a medida que los nuevos diseños vayan llegando a vuestros supermercados, bares y restaurantes habituales durante las próximas semanas.