El Índice de Rendimiento Ambiental (Environmental Performance Index, EPI) es un sistema para cuantificar y clasificar numéricamente el rendimiento ambiental resultante de las políticas de un país desarrollado por el Centro de Política y Ley Ambiental de la Universidad de Yale y la Red de Información del Centro Internacional de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Columbia.

En la versión de 2014 se tuvieron en cuenta a 178 países del mundo, y entre los diez primeros países que más están haciendo por cuidar el medio ambiente, se encuentra España. Concretamente, España ha alcanzado el séptimo puesto, quedando así el Top10:

  1. Suiza
  2. Luxemburgo
  3. Australia
  4. Singapur
  5. República Checa
  6. Alemania
  7. España
  8. Austria
  9. Suecia
  10. Noruega.

Para elaborar el ranking se han tenido en cuenta factores como el tratamiento de las aguas (donde España está en el octavo puesto) y la reducción del dióxido de carbono (cuarto puesto) así como, en general, “calidad de aire en los hogares medida por la exposición de sus integrantes al humo de tabaco, al carbón, madera quemada y residuos”.

Sin embargo, España retrocede al puesto 101 si analizamos aspectos como la biodiversidad y el hábitat de las áreas terrestres y marinas protegidas. En calidad del aire, España está en el puesto 32, y en el 31 si nos centramos en el impacto del aire sobre la salud.

En el siguiente esquema global de cómo las políticas colectivas han influido en los problemas ambientales podemos observar que, en general, se han producido mejoras en muchas de las categorías, incluyendo acceso al agua potable, mortalidad infantil y acceso a la higiene. Las categorías donde menos se ha progresado son las relativas a la calidad del aire, la pesca y el tratamiento de aguas residuales.