El continente que más está cambiando gracias a la irrupción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) es África. Hasta hace apenas unos lustros, nos costaría imaginar a un guerrero masai provisto de un smartphone, pero hoy en día empieza a ser algo habitual.

En ciudades como Nairobi (Kenia), incluso podemos encontrar lugares como iHub, una comunidad digital donde decenas de ingenieros y desarrolladores se afanan por llevar adelante cientos de startups mientras beben un kaki laki, un yogurt líquido producido con leche procedente de cultivos biológicos, y realizan búsquedas en Google South Africa.

No es una comunidad aislada del resto del mundo: las iniciativas que aquí se llevan a cabo son tenidas en cuenta por los gigantes como Microsoft, Nokia, Samsung o Google. Sobre todo las que tienen que ver con la educación a través de internet o e-learning, que en África posee ya el mercado más dinámico al respecto. Estas son algunas de las iniciativas pedagógicas que más están dando que hablar en el continente africano:

eLimu

En swahili, eLimu significa “educación”. Esta startup especializada en e-learning a través de tablets selecciona contenidos de manuales docentes que son ilustrados con imágenes y vídeos a fin de que resulten más atractivos para los lectores, sobre todo a los niños.

La razón de que se adapten los contenidos para tablets en vez de para ordenadores es que las tablets, si bien para determinadas poblaciones siguen teniendo precios prohibitivos, resultan mucho más baratas que los ordenadores: en Nigeria se puede comprar una por debajo de los 100 dólares.

El proyecto está financiado por Qualcomm, una empresa estadounidense de microprocesadores de telefonía móvil que, como parte de la prueba piloto, se ha dedicado a repartir tablets gratuitamente en escuelas primarias.

MPrep

Una de las maneras más fáciles de introducir a los niños en la cultura es que se tomen el aprendizaje como un juego o una competición, de modo que MPrep ofrece cientos de juegos distintos, de cinco preguntas cada uno, para que los niños comprueben sus conocimientos básicos. El servicio funciona a través de SMS.

 África se están construyendo en internet1

g.Maarifa

g.Maarifa también utiliza los SMS para entregar contenido educativo. En 2013 ya tenía más de 30.000 usuarios. Ofrece un entorno interactivo que permite la entrega de un gran volumen de contenido, evalúa y monitorea el progreso de los usuarios y gestiona los datos con una interfaz fácil de usar.

Actualmente ya están trabajando en el desarrollo de la plataforma para servir contenidos a los dispositivos basados ​​en java, web móvil y aplicaciones para teléfonos inteligentes.

Educación para madres jóvenes

África tiene una alta tasa de embarazos precoces, sobre todo en países como Kenia, lo que interrumpe la escolarización de muchas jóvenes. Pero esto empieza a cambiar gracias a los teléfonos móviles, que también enseñan matemáticas (Dr. Math, M4Girls), lenguas maternas (eTaleem, MoToLi), ciencias (Text2Teach), así como sexualidad y prevención del VIH / SIDA.


Konza City, la Silicon Valley africana

Finalmente, en mitad de la sabana keniata, se está levantando Konza City, una ambiciosa smart city que aspira a ser la Silicon Valley de África y que ya empieza a conocerse como “Silicon Savannah”. Un gran paso para que África forme parte de la aldea global 2.0 y empiece a disfrutar también de algunas de las iniciativas de e-learning que ya se han desarrollado en el resto del mundo desarrollado.

Los más optimistas creen que estas iniciativas solo son la punta del iceberg, y que África aún tiene mucho que mostrar al mundo sobre cómo gestionar su vida social a través de internet. La facturación por e-learning en África fue de 250,9 millones en 2011, y está previsto un crecimiento exponencial para 2016. Teniendo en cuenta que en África Subsahariana hay de 30 millones de niños sin escolarizar, el e-learning en particular y las TIC en general pueden producir uno de los mayores cambios sociales jamás vistos en el continente.