Los nervios y la emoción han presidido las tardes "Buero". No era para menos. Los tres grupos finalistas de la 12ª edición de los Premios "Buero" de Teatro Joven Coca-Cola en la categoría escolar, y el ganador de la no escolar, han tenido la oportunidad de representar sus montajes en el María Guerrero de Madrid. Un teatro emblemático con mucha historia inaugurado en 1885.

De “histeria colectiva” calificaban algunos lo que hubo en sus grupos al conocer que llegaban a la final. Una excitación que con el paso de los días se fue templando y que, según se acercaba el momento de subirse al escenario del María Guerrero, repuntó. Pero que luego no se notó, ni en el grupo Gaudint Teatre de Alicante, el primero en estrenarse en Madrid con La noche del osoni en el Grupo de Teatro Valle del Ebro de Navarra con Hoy es fiesta. Tampoco en La Inestable 21 de Lleida con Naün ni en el barcelonés Klunch Teatre con Tot esperant.., que cerró la ronda de representaciones.

Satisfacción por el trabajo bien hecho

Estos jóvenes actores exhibieron una gran profesionalidad, salvo algún anecdótico traspié, variación en el guión o silencio más largo de lo habitual. Y para dolor en la mejilla de algunos, también hubo alguna bofetada dada con más fuerza de la cuenta.

Terminada la función, llegaba el momento de salir a recibir unos merecidos aplausos. Caras sonrientes, ya relajadas, pero reflejo todavía de un gran cúmulo de sensaciones y de la satisfacción del trabajo bien hecho. Después, los chicos inundaban la entrada del María Guerrero y celebraban con sus familiares, profesores y compañeros la experiencia, algunos sin pasar por el camerino, vestidos aún de sus personajes.


Valores a fomentar

Para ellos llegar hasta aquí ha sido todo un triunfo: 338 montajes se han presentado a esta 12ª edición de los “Buero”, lo que supone la participación de unos 7.000 jóvenes de entre 14 y 21 años, una cifra récord en la historia del concurso.

Jóvenes con mucho talento movidos por la pasión por el teatro, como la de los profesores que les dirigen, ejemplo de trabajo en equipo, compañerismo, respeto, ganas de interrelacionarse con los demás y también de conocerse a sí mismos. Unos valores que Coca-Cola trata de fomentar entre la juventud a través de sus proyectos sociales y culturales.

Más información | Fundación Coca-Cola