Correr se ha convertido en el deporte favorito de muchos españoles. La fiebre del running ha hecho que muchas personas se animen a practicar deporte de forma diaria. Sin embargo, correr no es una actividad cómoda para todo el mundo, y es posible que sea tu caso.

¿Quieres hacer deporte pero no te atrae el running? No te preocupes. Lejos de los deportes de equipo, hay otras alternativas que te permiten mantenerte en buena forma. Natación, ciclismo o senderismo son tres opciones diferentes al running que ofrecen sus mismos beneficios y el mismo grado de diversión. Tres deportes que compiten por ser el más completo de todos ellos.

Nadar: beneficio global para todo el cuerpo

Daniel Bell (AUS) action reflections Swimming 2000 Sydney PG

En pleno invierno no apetece tanto salir a correr. Una buena opción para mantenerse en forma durante los días de frío y viento es la piscina. La natación es uno de los deportes más beneficiosos para la salud. Por sus características, su práctica implica un beneficio global para todo el cuerpo. Al igual que el running, requiere de gran concentración y capacidad de sacrificio, además de motivación para superarse a uno mismo. Se puede practicar de forma autónoma y en función del tiempo disponible por cada uno. Del mismo modo, es un deporte individual, de modo que no es necesario tener un gran grupo de amigos alrededor para disfrutar de su ejercicio.

Cuando nadamos, nuestro cuerpo se comporta de forma diferente a cuando corremos. El motivo es simple: lo hacemos sobre agua. Esto tiene un beneficio primario muy importante: permite que cualquier persona, a cada edad, pueda practicar la nataciónEl cuerpo sufre menos, por las características del elemento en el que nos movemos, que cuando pisamos asfalto o caminos de tierra. De forma paralela, hay muchos tipos de natación, y todos se pueden habituar a las necesidades o a las características físicas de cada uno.

Nadar tiene tantos beneficios para nuestro cuerpo como correr. Además añade otros muchos que, combinados, hacen de su práctica una de las más completas para nuestra salud. Del mismo modo que previene el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y permite mantener un peso equilibrado, la natación también tiene efectos positivos en nuestra elasticidad y resistencia muscular, beneficios típicos de otros ejercicios como el levantamiento de pesas o el aeróbic. Además, previene problemas de espalda y reduce el impacto en articulaciones delicadas como rodillas o tobillos.

Todo ello hace de la natación un deporte más que recomendable para practicar a diario, especialmente en invierno, gracias al elevado número de piscinas climatizadas presentes en las ciudades españolas. Por si fuera poco, hay distintas modalidades (croll, espalda, mariposa y braza) que hacen de su práctica algo muy diverso y poco monótono.

Ciclismo: el mejor modo de disfrutar de la naturaleza

Ciclismo: el mejor modo de disfrutar de la naturaleza

La natación tiene sus límites. El principal: se practica en un espacio acotado, cuando no cerrado, y hay personas que se encuentran más cómodas al aire libre. Si buscas un deporte casi tan completo como la natación, pero que te ofrezca más libertad, el ciclismo es lo que estás buscandoPedalear es una de las actividades más beneficiosas para nuestra salud desde el punto de vista físico y mental: es relajante y contribuye a prolongar nuestra vida, según afirman algunos estudios. La práctica común de ciclismo es una de las mejores herramientas para mantener una línea equilibrada, gracias al gran consumo de calorías que realizamos cuando pedaleamos. Además, es una de las formas de viajar más estimulantes que hay.

Una de las principales ventajas de practicar ciclismo es el fortalecimiento de nuestras articulaciones, especialmente las piernas, previniendo la artrosis. Del mismo modo, algunos estudios indican que utilizar la bicicleta de forma frecuente puede reducir el riesgo de sufrir un infarto hasta la mitadPracticando ciclismo también mejoramos nuestra capacidad pulmonar, así como nuestra resistencia muscular. Al igual que la natación, el ciclismo es ideal para reducir el riesgo de sufrir problemas de espalda en el futuro.

Sus ventajas no quedan ahí. El uso de la bicicleta es positivo para el ecosistema en el que nos movemos, ya que es un vehículo que no contamina y que respeta el medio ambiente. A nivel psicológico, pedalear es un antidepresivo natural, ya que nos reporta seguridad, relajación y confort. Pero, por encima de todo, es un deporte muy versátil: desde el spinning hasta la bicicleta de montaña, pasando por la ruta, las fixies o las bicicletas holandesas. Hay tantas modalidades de ciclismo como uno pueda imaginar. Es una práctica estupenda tanto para realizarse de forma individual o en compañía, y quizá el mejor modo de conocer el mundo cercano que nos rodea.

Senderismo: para tomárselo con relajación

Senderismo: para tomárselo con relajación

Para algunas personas, el único problema de correr es que se va demasiado rápido. Para ellos la opción más idónea es correr más despacio, o lo que es lo mismo, andar. El senderismo es la alternativa idónea para todas aquellas personas que no desean subirse a una bicicleta para conocer algunos de los rincones más asombrosos de la naturaleza. Dado que se trata de una actividad parecida al running, no es sorprendente que ofrezca beneficios semejantes. Sin embargo, no se trata del mismo tipo de ejercicio.

Caminar a buen ritmo puede ser tan positivo o más que correr, según apuntan algunos expertosPermite controlar el colesterol, la diabetes y la presión arterial, además de alargar nuestra esperanza de vida y de ser un remedio eficaz contra el insomnio. Del mismo modo que en la natación y en el ciclismo, el senderismo también es ideal para mantenernos en forma, para mejorar nuestra resistencia pulmonar y para prevenir complicaciones cardiovasculares en el futuro.

Una de las principales características del senderismo es que se practica en rutas naturales, alejadas de las grandes ciudades. Esto permite que nos relajemos y que disfrutemos de la naturaleza, respirando aire puro y contribuyendo a nuestra salud mental. Las largas caminatas son tan efectivas para nuestra salud a largo plazo como el running. Además, es una actividad que se puede realizar en familia y que permite conocer lugares poco explorados y remotos. Por último, el senderismo también puede ser una vía para aumentar nuestra confianza y autoestima, dado que supone un reto individual a pequeña escala: elegir un destino poco accesible y tratar de llegar a él por nuestros propios medios.

Hay otros deportes, menos populares, que ofrecen beneficios similares a los citados aquí: el remo, el esquí de fondo o la escalada son algunos de ellos. Las alternativas a correr son múltiples. Lo importante es practicar deporte de forma regular, la mejor forma de mantenernos en forma, prevenir enfermedades futuras y alargar nuestra esperanza de vida. Si crees que el running no es para ti, no faltan alternativas. Con un poco de imaginación, no hay excusa para quedarse en el sofá de casa.

Imagen: Nentori (Wikipedia)Australian Paralympic ComiteeKatjungWalking fot Health