Minimizar el impacto que generan las actividades humanas en la naturaleza es una tarea que nos incumbe a todos. Disminuir nuestra huella de carbono, usar de forma responsable el agua, reciclar… son pequeños gestos que, sumados, se convierten en valiosísimos para el medio ambiente.

Desde hace años, Coca-Cola demuestra su compromiso con el medio ambiente haciendo esfuerzos por reducir su huella de carbono, respetar el entorno y contribuir a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Por ejemplo, con el uso de tecnología más eficiente en el proceso de producción y envasado, se está logrando reducir significativamente la cantidad de agua que se utiliza. Además, los proyectos financiados por Coca-Cola en colaboración con ONG, universidades y otras entidades contribuyen a ahorrar y recuperar millones de litros de agua cada año en diferentes puntos de España.

En los últimos años, se ha reducido significativamente la huella de carbono gracias a iniciativas como el esfuerzo por reducir el peso de sus envases e incorporar materiales sostenibles y reciclados, el uso de energía 100% procedente de fuentes renovables o la significativa reducción de residuos generados.