Por primera vez en la historia de la Humanidad, la educación está empezando a ser verdaderamente universal, gratuita y democrática. Además, muchas de esas clases, que por ejemplo reciben niños que hasta hace poco ni siquiera tenían acceso a las aulas, están siendo impartidas por los mejores profesores y orientadores del planeta.

Eso es posible principalmente gracias a las oportunidades que nos brinda internet, pero también a un fenómeno que no sabíamos que existía en tal magnitud hasta que las redes 2.0 no empezaron a implantarse: a la gente le gusta compartir sus pasiones y está dispuesta colaborar de forma desinteresada, especialmente como parte de una comunidad, como es el caso de Wikipedia. Por primera vez, las colaboraciones entre semejantes se podían establecer sin restricciones de tiempo, espacio y densidad de la red social.

Esta nueva fuerza colaborativa está permitiendo abrir horizontes hacia un tipo de educación que ni las novelas de ciencia ficción más optimistas pudieron intuir. Porque no es solo que las clases se impartan online, sino que una inaudita diversidad de iniciativas educativas permitirán forjar a las generaciones mejor preparadas e informadas de la historia.

A continuación, os presentamos algunas de las plataformas más populares.

Khan Academy

Khan Academy, Doulingo, Coursera1
La Khan Academy nos desvela las posibilidades de la educación en la era YouTube.

Hoy en día es difícil no encontrar videotutoriales para aprender a realizar toda clase de actividades, desde la instalación de un programa hasta cómo tejer el puño de un jersey.

En esta misma línea, en 2006, Salman Khan empezó a grabar sencillos vídeos de diez minutos donde enseñaba materias básicas del colegio. En 2009, más de 50.000 personas al mes veían sus vídeos. Un año después, la cifra aumentó hasta 200.000. Otro año después, un millón. En verano de 2011, la Academia Khan ya tenía dos millones de visitas al mes.

Ahora la academia dispone de más de 2.200 vídeos sobre temas que van desde la biología molecular hasta la historia de Estados Unidos. Además, tienen planes de expansión para que la educación llegue a todas las personas del mundo, así como un plan de colaboración pública para generar nuevos contenidos. Lo realmente espectacular, sin embargo, es que muchos alumnosprefieren recibir las clases de este modo que asistiendo en persona al instituto, tal y como lo explica el propio Khan en su charla TED de 2011:

Desde su punto de vista, esto tiene muchísimo sentido. Los estudiantes se encuentran con una situación en la que pueden detener y repetir la explicación. Si tienen que repasar algo que aprendieron hace un par de semanas o de años, no tienen por qué sentirse incómodos por tener que preguntarlo, simplemente pueden volver a ver los vídeos. Si se aburren, se los pueden saltar. Los pueden ver cuando quieran y a su ritmo.

SOLE: Educación mínimamente invasiva

Khan Academy, Doulingo, Coursera 3
En 1999, el físico indio Sugata Mitra se interesó por la educación, pero sobre todo se interesó por la forma en que podría hacérsela llegar a todos los niños, incluso a los que tienen menos recursos.

En aquella época Mitra era jefe de investigación y desarrollo de NIIT Technologies, una empresa de desarrollo de software de Nueva Delhi, y en su tiempo libre llevó a cabo un interesante experimento. En una de las paredes de su oficina, situada en un barrio marginal, Mitra hizo un agujero en el muro e instaló un ordenador y un ratón. Los dispositivos estaban anclados, de modo que no podían ser sustraídos por nadie.
Tal y como lo explica Peter H. Diamandis en su libro Abundancia:

Los chicos que vivían en el barrio no hablaban inglés y no sabían cómo utilizar el ordenador ni tenían conocimientos de internet, pero eran curiosos. En cinco minutos averiguaron cómo señalar y hacer clic. Al acabar el primer día estaban navegando por internet, y lo que es aún más importante, enseñándose unos a otros cómo hacerlo.


Inspirado por aquellos inesperados resultados, Mitra ha estado desarrollando un método de educación primaria al que ha bautizado como educación mínimamente invasiva. Para ello, ha creado Ambientes de Aprendizaje Autoorganizados (Self Organising Learning Environments, SOLE) en distintos países del mundo. SOLE son únicamente terminales de ordenador con un banco para sentarse. En cada banco caben cuatro niños.

Además, en SOLE colaboran grupos de abuelas (de momento de Reino Unido) que dedican una hora a la semana de su tiempo para hacer de tutoras de esos niños a través de Skype. Esto es algo que ya representa una mejora sustancial en la educación de unos niños que viven en un país, la India, que necesitará de 1,2 millones de profesores en la próxima década.

Udacity

Udacity es probablemente la plataforma de educación online más importante del mundo. Y es totalmente gratuita, a no ser que se precise de la obtención de un título homologado para algunos cursos. Tiene 1,6 millones de usuarios y fue fundada en 2011 por el profesor de Inteligencia Artificial de Stanford Sebastian Thrun, el doctor en ciencias de la computación de Stanford David Stavens y el ingeniero informático de Carnegie Mellon Mike Sokolsky.

Udacity ofrece lo que ya denominamos MOOCs: cursos online masivos y abiertos sobre toda clase de temas, impartidos por los mejores profesores del mundo.

Los dos primeros cursos, que comenzaron el 20 de febrero de 2012, fueron "CS 101: Construcción de un motor de búsqueda”, impartido por David Evans, de la Universidad de Virginia, y "CS 373: Programación de un coche robótico" impartido por Sebastian Thrun.

Coursera

Coursera es una plataforma de educación virtual gratuita nacida en octubre de 2011 y desarrollada por dos académicos de la Universidad de Stanford, Andrew Ng y Daphne Koller.

En julio de 2012, Coursera ya se había aliado con 16 universidades del mundo. En 2013 impartían cursos que podían otorgar créditos universitarios. Los primeros cursos desarrollados plenamente en español se imparten en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad Nacional Autónoma de México y el Tecnológico de Monterrey.

Duolingo

Si nos centramos en el ámbito del aprendizaje de idiomas, entonces Doulingo es la referencia. La plataforma fue fundada por el profesor de ciencias de la computación de Carnegie Mellon Luis von Ahn y el estudiante de postgrado de la misma universidad estadounidense Severin Hacker.

Además de impartir clases gratuitas, opera como una plataforma de crowdsourcing para traducir textos. Es decir, que a medida que los usuarios aprenden inglés están traduciendo, de forma colaborativa, textos de páginas web y otros documentos. Actualmente, la herramienta cuenta con 12 millones de usuarios activos en todo el mundo y su objetivo es traducir la Wikipedia del inglés a otros idiomas.

Según un estudio realizado por la Universidad de Nueva York, 34 horas aprendiendo inglés en Doulingo equivalen a un semestre de clase de idiomas en la universidad. Incluso se plantean impartir clases de klingon, el idioma ficticio creado para el universo de Star Trek.

Además de su versión web, también cuenta con App para iOS, Android y Chrome.