Si alguna vez has estado en una playa o en mitad del océano, seguramente te habrás topado con residuos que no deberían estar ahí. La cantidad de basura marina ya es alarmante, pero la cifra está aumentando todavía más y teniendo impactos perjudiciales. La Fundación Ellen MacArthur, que apuesta por la economía circular, estima que para 2050 habrá más plásticos que pescado en los océanos del planeta. Un futuro que esperamos no tener que experimentar.

Para evitar este indeseable horizonte, desde Coca-Cola apoyamos  y promovemos programas de reciclaje dentro y fuera de nuestro negocio, recuperamos los envases para su reutilización, creamos campañas de concienciación de los consumidores y nos sumamos a organizaciones que protegen y limpian nuestros océanos y vías fluviales. Sin embargo, cuando ves una pieza periodística como la difundida recientemente por la cadena CNN sobre las islas Midway, en el Pacífico Norte, te das cuenta de lo mucho que aún queda por hacer.

El pasado 1 de diciembre, CNN publicó en exclusiva el documental titulado Isla plástica: Cómo nuestra cultura de tirarlo todo está convirtiendo un paraíso en un cementerio, el cual exploraba el daño que la basura marina está causando a nuestros mares y, potencialmente, a nuestra salud. La cinta mostraba la cantidad de plástico acumulado en las playas, desde cepillos de dientes a chanclas, pasando por botellas y cabezas de maniquíes, entre otros objetos, poniendo de relieve la necesidad de actuar para proteger nuestros océanos, la vida salvaje y la cadena alimentaria.

En un mundo cada vez más poblado y exigente que usa plástico múltiples veces al día y de muchas maneras, atajar el problema de la basura marina no será tarea fácil. En Coca-Cola, compartimos la profunda preocupación acerca de este asunto, cuya resolución requerirá la implicación de todos: sector público, privado y sociedad civil.

Como comunidad global, ¿cómo reducir la contaminación marina por plástico?

Si bien el reciclaje es una de las soluciones obvias, es necesario que los sistemas públicos que lo posibilitan sean eficientes, así como que un número creciente de personas estén dispuestas a reciclar en casa, en el trabajo y mientras viajan. Por su parte, las empresas pueden poner su granito de arena sumándose a organizaciones como The Recycling Partnership, que permite colaboraciones público-privadas para mejorar el reciclaje a nivel local. Los individuos y grupos más grandes pueden recuperar esos residuos a través de limpiezas coordinadas. Y nos encantaría escuchar otras recomendaciones para inspirar a más personas a secundar esta práctica sostenible.

Contra la contaminación de nuestros océanos
Voluntarios de la Fundación Ecomar durante el verano de 2016 en Punta Umbría (Huelva).

Mientras que el reciclaje de materiales es un área de acción importante, un estudio reciente de Ocean Conservancy sugiere otras soluciones, centradas en evitar fugas de desechos en tierra para que estos no acaben en el mar, con cinco países prioritarios a la hora de actuar: China, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Tailandia. Son precisamente los países cuyas economías crecen más rápido que la necesaria infraestructura de gestión de residuos, los que presentan un deficiente manejo de los mismos. Según Ocean Conservancy, la intervención en estos cinco países podría reducir el flujo de residuos a los océanos en cerca del 45% en los próximos 10 años.

A nivel mundial, hemos de trabajar por una economía circular, en la que los individuos, las empresas y las instituciones se esfuercen por reducir, rediseñar, recuperar, reciclar y reutilizar los envases. Una economía circular realmente sostenible requerirá una amplia gama de acciones, incluyendo la implicación de los consumidores, cambios políticos, la participación de la cadena de suministro o el desarrollo de nuevos materiales y tecnologías de gestión de residuos. En Coca-Cola queremos ser parte de la solución.

Desde hace muchos años trabajamos con organizaciones como Ocean Conservancy y, más recientemente, la Fundación Ellen MacArthur para encontrar soluciones a los problemas relacionados con la basura marina. Además, cada año patrocinamos el Coastal Cleanup, el evento voluntario de un día más grande hasta la fecha que ayuda a limpiar las vías navegables del mundo, como una acción dirigida a prevenir que la basura acabe en el océano.

También estamos trabajando con muchos de nuestros socios para hacer que el reciclaje sea más fácil para todos y promover el uso de botellas de plástico elaboradas con materiales 100% reciclables. Asimismo, nos hemos fijado como meta recuperar el equivalente al 75% de las botellas y latas que distribuimos en los mercados desarrollados para 2020. En la actualidad, estamos logrando recuperar cerca del 59% a nivel global.

Somos conscientes de que aún queda mucho por hacer, pero también somos optimistas acerca del impacto que nuestras acciones pueden tener y del papel que podemos desempeñar para tratar la basura marina. Si bien es un gran desafío, tenemos el convencimiento de que es posible superarlo.

April Crow es directora senior de Medio Ambiente y Sostenibilidad de The Coca-Cola Company

Este artículo es una adaptación del publicado en Coca-Cola Journey Global