Coca-Cola Iberia acaba de estrenar sus nuevas oficinas en Madrid. Un espacio diseñado para ser cálido, cercano y amigable, pero sobre todo muy abierto y versátil, en una búsqueda por crear un lugar de trabajo libre de ataduras, que responda al modelo de trabajo dinámico de Coca-Cola.

“Nos sorprendió descubrir que la sede de Coca-Cola Iberia, que se inauguró en 2009, no respirara los valores de la marca ni su forma de trabajar” nos cuenta Nuria del Val, directora de Diseño de Tétris, una de las dos agencias que han participado en el rediseño.

“Las oficinas de Coca-Cola Iberia tenían que ser un espacio de celebración continua, optimista y alegre” insiste Cutu Mazuelos, cofundador de Stone Designs junto a Eva Prego, que destaca: “Lo bueno es que Coca-Cola es una empresa especial, y aunque tenían claro lo que buscaban, nos dieron mucha libertad: teníamos licencia para innovar”.

Eso es precisamente lo que han hecho tanto todas las plantas de oficinas -un proyecto de Tétris- como en los espacios comunes, la recepción, el comedor y el bar -un diseño de Stone Designs-.

Un nuevo espacio que se adapta a la cultura laboral de Coca-Cola

Zona de mesas vista desde una sala de reuniones
Zona de mesas vista desde una sala de reuniones. Foto: Marta Ortiz

Así, por ejemplo, en esa búsqueda por un espacio abierto y fluido -y a petición del comité de diseño de Coca-Cola, formado por empleados- los despachos han desaparecido completamente, incluso el del director general. “Nos parece una apuesta valiente de la compañía” nos comenta Nuria del Val. “Se ha tratado siempre de incorporar nuevas alternativas de trabajo desde un espacio que facilita la relación, la comunicación, que favorece el intercambio de opiniones y refuerza el sentido de equipo”.

Llama también la atención la distribución de las mesas, que no están enfrentadas en filas, como es habitual, sino en una especie de zigzag. Nuria nos lo explica: “quisimos huir de la disposición en “bench” porque en un espacio tan abierto era fundamental configurar la mesa de trabajo como un sitio de concentración individual y físicamente aislado. Esta disposición, aunque consume más espacio en planta, permite lograr ese objetivo”.

Nuria del Val, directora de diseño de Tétris, y Alfonso de las Peñas, director de operaciones de Tétris
Nuria del Val, directora de diseño de Tétris, y Alfonso de las Peñas, director de operaciones de Tétris

Sin embargo, tanto para Nuria como para Alfonso de las Peñas, director de operaciones de Tétris, las verdaderas estrellas son el espacio fluido y las salas de reuniones. “Las salas de reuniones y de encuentro fueron una premisa fundamental para Coca-Cola, que nos pidió dotar el espacio de todas las salas que físicamente fuera posible ubicar, pues el trabajo que lleva a cabo la compañía se desarrolla en entornos colaborativos”.

Dos trabajadores reunidos en una de las salas de la
Dos trabajadores reunidos en una de las salas de la "ameba". Foto: Marta Ortiz

En concreto, su zona favorita es lo que ellos llaman cariñosamente la “ameba”, un recinto de paredes curvas de vidrio que alberga la Sala de Consejo y que, sin dejar de ser un espacio representativo de la marca Coca-Cola, es un lugar íntimo y acogedor.

El bar en la oficina y el comedor de las mil caras

El bar de las oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid
El bar de las oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid

“La idea del bar nos pareció estupenda ¡Ya quisiéramos tener uno en nuestra oficina!”. Con esa efusividad nos contesta Cutu al preguntarle qué le parecía que en Coca-Cola tuvieran un bar en la oficina. “Era un espacio genial completamente infrautilizado, grande, de techos muy altos y con acceso a una terraza, en cuanto lo vimos supimos que íbamos a hacer algo muy especial allí”, continúa Eva.  

Sin duda, los bares forman una parte crucial de nuestra cultura, algo que en Stone Designs se esforzaron en reflejar en todo el proyecto. “Desde el principio nos dejaron claro que estas tenían que ser las oficinas de Coca-Cola Iberia, no las de Atlanta o las de Japón: tenían que transmitir nuestra idiosincrasia”.

Una de las múltiples zonas comunes de la recepción
Una de las múltiples zonas comunes de la recepción. Foto: Alberto Monteagudo

Es ese carácter sociable tan nuestro lo que hace más importante si cabe los espacios comunes, la recepción, el bar y el comedor, todos pensados para ser utilizados durante todo el día también como espacio de trabajo y de reunión: “el edificio de Coca-Cola Iberia tenía que ser para todos, un edificio que se pudiera utilizar a todas horas”, insiste Cutu.

El comedor es también fiel reflejo de esta versatilidad de la nueva sede de Coca-Cola Iberia. Un lugar que se ha transformado completamente para ser el comedor de las mil caras, pues en su interior encontramos un montón de espacios diferentes, que se adaptan a la emoción y las necesidades de cada uno.

Eva Pardo y Cutu Mazuelos, fundadores de Stone Designs
Eva Pardo y Cutu Mazuelos, fundadores de Stone Designs

“Nadie quiere bajar a comer y sentarse siempre en la misma mesa, todas iguales”, nos comenta Eva. “Hay días que quieres estar con todos tus compañeros, otro día solo con tus cosas, o poder tener una conversación más privada. Por eso buscamos ofrecer un abanico de espacios para que cada uno pueda escoger el que prefiera”.

De hecho, es en el comedor donde se encuentra su rincón favorito. “Nosotros las llamamos booths. Son una especie de cajitas, con una mesa y dos bancos, que aunque están abiertas completamente, te resguardan un poco del bullicio, y son muy acogedoras. Al principio nos costó convencerles de ponerlas, pero ahora están encantados”.

El comedor de las oficinas de Coca-Cola Iberia
El comedor, con los booths más privados al fondo

Materiales cálidos para un espacio acogedor

Otra de las premisas del diseño de la nueva sede es que debía ser un espacio cálido y acogedor. Para lograrlo, se optó por una combinación de madera y tapizados, que aportan calidez y “resaltan los valores familiares”, destaca Cutu.

Sin embargo, la frase que mejor resume las nuevas oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid es una a la que han recurrido en más de una ocasión Cutu, Eva, Nuria y Alfonso: “Al final, el objetivo es que te sintieras como en casa”.

Detalle de un cojín en las oficinas de Coca-Cola Iberia
Detalle de un cojín con una chapa de Coca-Cola. Foto: Marta Ortiz