En Coca-Cola lanzamos una nueva e hilarante campaña de verano en la que invitamos a ver cómo con Coca-Cola cualquier problema, por desastroso que parezca, siempre puede ir mejor.

Porque en Coca-Cola estamos siempre listos para que, pase lo que pase, siempre te quedes con un buen sabor de boca.

Y es que hay veces en que parece que nada sale al derecho. Como en esta playa, que no dejan de suceder cosas sorprendentes. Si no es una avería de coche, es un naufragio, una explosión o incluso… ¡un meteorito!

La botella pasa de mano en mano, se comparte para transformar cada mal momento en un momento mejor, pero…qué más podría pasar después de un meteorito?