Estar en forma está de moda. Cada día van surgiendo (o resurgiendo) actividades que nos ayudan a mantenernos sanos mientras disfrutamos de nuestro tiempo de ocio. Algunas modalidades deportivas nos parecen el no va más de la modernidad, pero… ¿sabías que se inventaron ya hace décadas, e incluso siglos? ¿Estamos relanzando deportes al más puro estilo vintage? Ya se sabe que en cuestión de modas todo vuelve, y el deporte no va a ser menos.

Longboarding: de las olas a las calles


El longboarding es un tipo de actividad muy parecida al monopatín tradicional: se realiza con unas tablas especiales más largas (long-board) de hasta 200 centímetros, y su función principal es la de descender pendientes.

Puede parecernos que el longboarding ha nacido en los últimos años, pero sus orígenes datan de 1960. En esta época, un grupo de skaters californianos conocidos como los Z-Boys crearon su propio método para cruzar la ciudad, el estilo Dogtown. Para ello utilizaban unas tablas especiales similares a los longboards actuales, que otorgan una mayor estabilidad al skater, aunque sacrificando la posibilidad de hacer saltos y trucos (en lo que se suelen basar los juegos con monopatines).

Su historia quedó plasmada en la película de 2005 Los amos de Dogtown, protagonizada por el desaparecido Heath Ledger.

Running: pasión por correr

¿Desde cuándo corre el ser humano? Desde que el hombre evolucionó y pasó de caminar a cuatro patas a caminar sobre dos, ha corrido. Corrimos primero como método de supervivencia, tanto para cazar como para huir de los depredadores; y corremos ahora como forma de ocio y diversión. La carrera es algo inherente al ser humano: es un instinto natural que nos protege frente a situaciones de estrés o de peligro.

Una vez que el hombre no necesitó seguir corriendo para obtener alimento, pasamos a correr por pura diversión. Ya en la antigua Grecia se registraron carreras y competiciones de atletismo en los primeros Juegos Olímpicos de la antigüedad, allá por el 776 a.C.

Hoy en día seguimos corriendo y, de hecho, actualmente estamos disfrutando de un boom del running. Este acontecimiento parece repetirse de forma regular cada vez que existe una depresión o crisis financiera: el primer boom del running surgió en 1929 tras el crack de la bolsa en Estados Unidos, el segundo fue a principios de los años 70, tras la crisis del petróleo, y este último boom parece coincidir con la crisis económica actual. ¿Acaso conservamos ese instinto de supervivencia que nos hace salir a correr para liberar estrés cuando creemos que estamos en peligro?

Parkour: el arte del movimiento

De deportes modernos

El parkour es quizás uno de los deportes urbanos más espectaculares de los últimos tiempos y, sin embargo, nació hace ya unas cuantas décadas. A finales de los años 80 en Francia, a las afueras de París, un grupo de jóvenes se desplazaban por la ciudad saltando y escalando para evitar obstáculos. Se definieron a sí mismos como Yamakasi, una palabra africana que significa “cuerpo fuerte, espíritu fuerte, persona fuerte" y crearon lo que ellos llamaban “el arte del desplazamiento”.

Moverse por la ciudad no era para los Yamakasi simplemente llegar de un punto A a un punto B, sino que se trataba de toda una filosofía de vida basada en el método de entrenamiento natural de George Hébert. Un tipo de adiestramiento (más tarde usado por bomberos y militares) en el que primaba la supervivencia en un medio hostil, y en el que era necesario poner a prueba capacidades físicas básicas como la fuerza, la agilidad, los saltos, el equilibrio o la escalada.

Los Yamakasi quisieron trasladar este método de entrenamiento a la ciudad para hacerlo más urbano, y lo rebautizaron como Parkour (del francés parcour, que significa recorrido) en Francia y freerun en los demás países.

En 2001, la película Yamakasi terminó de consagrar esta práctica deportiva, y colaboró en su difusión a nivel internacional.

Fixed Gear: la bicicleta más eficiente

¿Quién no ha oído en los últimos años hablar de las fixies? Estas bicicletas de piñón fijo recorren nuestras ciudades (sobre todo si son planas, ya que carecen de marchas) y se han convertido en adalid de la modernidad. Pueden parecernos el último grito, aunque en realidad no son más que una revisión de los primeros velocípedos creados por Karl Drais en el siglo XVIII.

Este tipo de bicicletas se caracterizan por ser monomarcha y por prescindir de todo aquello que puede ser accesorio. Cuadro, manillar, sillín, ruedas y cadena: no necesitamos nada más para movernos por la ciudad.

Sus diseños vintage recuerdan a las bicis de otras épocas: al París del cambio de siglo, a la Ámsterdam más clásica, a los mensajeros neoyorquinos que las pusieron de moda a finales del siglo pasado… Su estética retro nos ofrece una visión romántica y nostálgica de aquellos años lejanos.

Calistenia: la belleza del movimiento

La misma palabra lo dice: calistenia proviene de dos vocablos griegos, kallos, que significa belleza; y sthenos, que quiere decir fortaleza. La calistenia se basa en el ejercicio físico de distintos grupos musculares, frente al entrenamiento de músculos aislados típico de los gimnasios: es el entrenamiento del movimiento, que además de ser correcto debe ser bello.

Ya en la Antigüedad, los atletas griegos y romanos trabajan con la calistenia, pero ésta no comienza a desarrollarse como metodología de entrenamiento hasta el siglo XVIII en Francia. Es entonces cuando empiezan a aparecer los primeros tratados sobre esta disciplina que nos ayuda a desarrollar la fuerza y la agilidad, además de mejorar nuestra alineación y control corporal.

En la actualidad existen multitud de grupos que han dado a conocer la calistenia a nivel mundial, entrenando en espacios urbanos abiertos, como parques y plazas. En Estados Unidos el grupo Barstarzz goza de una gran popularidad, mientras que en España lideran el movimiento los Barbarrio, afincados en Madrid.

Imágenes | PexelsSimon Lesley