El verdadero fútbol es el que se desarrolla lejos de los focos, como vehículo de expresión de pueblos enteros, como forma de aglomerar los sentimientos de una nación, como mero pasatiempo o como vía de escape para miles de personas en situaciones complicadas. El fútbol es el deporte internacional por excelencia. No gracias a las grandes estrellas conocidas en todo el mundo, sino porque en cualquier lugar del globo es posible encontrar a alguien con un balón en los pies, incluso en las zonas más inesperadas del planeta. Ese es el caso de Darfur.

¿Cómo surge un equipo de fútbol de los campos de refugiados?

Darfur es una región de Sudán cercana a la frontera con Chad. Sus campos de refugiados han sido la imagen de muchas campañas de solidaridad internacional. Sin embargo, en Darfur aún hay espacio para el fútbol y para creer en un futuro mejor.


Desde 2012, Darfur tiene su propia selección de fútbol. No tiene hueco en la FIFA, pero ha conseguido participar ya en dos competiciones con otros equipos del mundo. Como forma de Mundial no oficial, algunas de estas competiciones se han convertido en el lugar donde terminan muchas selecciones que por varios motivos no tienen hueco en el fútbol internacional. Es allí donde la selección de Darfur, bautizada como Darfur United en homenaje al Manchester United, juega; donde sus jugadores, provenientes de campos de refugiados, cambian la tierra de su campo de entrenamiento por el césped de los estadios de Suecia.

Pero antes de llegar a ese punto, hablemos de los orígenes de Darfur United. En 2011, la organización no gubernamental i-ACT se puso manos a la obra para construir un equipo de fútbol formado por refugiados de Sudán. La idea era coordinar a diversos campos establecidos en Chad, país fronterizo con Sudán, de modo que se pudiera seleccionar a una veintena de futbolistas capacitados para jugar en la Copa del Mundo VIVAcuya celebración estaba prevista para junio de 2012 en el Kurdistán iraquí. En caso de tener éxito, los jugadores de Darfur se enfrentarían a equipos como Norte de Chipre, Occitania, el Sáhara Occidental o Zanzíbar, ninguno de ellos presente en competición oficial alguna.

Finalmente se reunieron a 16 futuros futbolistas, los 16 primeros futbolistas de la selección de Darfur. Una vez establecido el equipo, se buscó un entrenador. El elegido fue Mark Hodson, un director técnico estadounidense con cierta experiencia en la liga local de su país natal. Y aquellos diecisiete hombres eran suficientes: Darfur United ya podía jugar contra otros equipos del mundo. Aquellas personas iban a cambiar las tiendas de campaña de ACNUR por las botas de fútbol. El objetivo era hacer de Darfur un sinónimo de esperanza.

Darfur United: lo que significa para ellos

"Darfur United no es solo un equipo de fútbol. Representa a millones de personas de Darfur", explica Mahamat 'Iggy' Enigyuno de los futbolistas que participó en el torneo del Kurdistán. "Darfur United es un movimiento para llevar esperanza, diversión e inspiración a las personas desplazadas de Darfur. Somos la voz de un pueblo que ha pasado doce años aislado en campos. Creo que el fútbol puede traernos la paz".

La idea de representación toma más fuerza que nunca si pensamos en los orígenes diversos de los futbolistas de Darfur United. La variedad étnica definía al equipo. Muchos jugadores no hablaban el mismo idioma, no compartían las mismas tradiciones o no profesaban los mismos ritos religiosos. Además, el equipo se construyó con hombres provenientes de diferentes lugares. "Proveníamos de diferentes campos de refugiados o tribus. Pero ahora somos todos Darfur United", dice Abdelbassid Oumar,también parte del equipo que participó en la copa VIVA. En el torneo simbolizaron su unión y cohesión pese a sus diferencias.

Darfur United, la selección de fútbol que surgió de campos de refugiados 1

En total fueron nueve las selecciones participantes en la Copa VIVA celebrada en Kurdistán, al norte de Iraq: los anfitriones, el Norte de ChipreZanzíbar (Tanzania), Provenza (Francia), Occitania (Francia), el Sáhara Occidental (Marruecos), Tamil Eelam (Sri Lanka), Raetia (Suiza) y, por supuesto, Darfur, debutando en un torneo que se organizó por primera vez en el sur de Francia en 2006, y que en 2012 celebraba su quinta edición. Darfur United quedó encuadrado en el grupo C, junto a Provenza y el Norte de Chipre.

Los resultados, como podéis imaginar, son lo de menos. Darfur United perdió sus dos partidos, recibiendo en total 33 goles sin conseguir marcar ninguno. Como es natural, quedó última de su grupo. Esto no les dejó fuera del torneo, ya que tuvieron la oportunidad de jugar un partido de consolación con otro equipo eliminado, el Sáhara Occidental. Ahí las cosas ya estuvieron más igualadas: Darfur United perdió igualmente, pero solo encajó cinco goles y, lo que es más importante, logró anotar uno. El autor de este histórico tanto fue Moubarak, en el minuto 46 de partido.

El fútbol como motivo de esperanza

Darfur United regresó a casa tras ser la última del torneo. Daba igual: el gol cosechado frente a Sáhara Occidental, el primer gol del equipo en toda su historia, había puesto a Darfur en el mapa. Según Hodson, entrenador de Darfur United:

"El torneo ofrece a nuestros jugadores y a su gente la increíble oportunidad de ser vistos en una plataforma global, y de experimentar el lado alegre de la vida lejos de los campos de refugiados. La experiencia del Kurdistán ofreció al equipo una pasión y unas herramientas que ellos necesitaban para devolver el fútbol a los campos y ofrecer diversión y esperanza para miles de personas".

Darfur United, la selección de fútbol que surgió de campos de refugiados 2

Además, del deseo de ofrecer actividades deportivas a los pequeños refugiados en Chad, surgió la Academia de Fútbol de Darfur UnitedPara muchos niños de la zona, los campos son la única experiencia vital que han tenido. La academia es una forma de ocio para ellos, pero también una manera de que desarrollen hábitos de vida saludables, de inculcarles respeto mutuo y de ofrecerles la oportunidad de conocer a niños de otras partes del mundo que hacen lo mismo que ellos: jugar al fútbol. Cuentan con equipamiento, se han construido vestuarios y zonas comunes y se han habilitado campos donde jugar. Además, la participación es mixta y se promueve la involucración de las niñas y mujeres, de modo que el fútbol no quede reducido únicamente a los varones.

En ese sentido, la Academia de Fútbol de Darfur United tiene un papel fundamental promoviendo el fútbol y ofreciendo herramientas a los niños para practicarlo.

Del Kurdistán a Suecia: la última aventura de Darfur United

El fútbol, de este modo, se ha convertido en un vehículo de expresión y de diversión clave para muchos refugiados en Sudán, además de un motivo para celebrarLa experiencia ha tenido continuidad este mismo año, en la Copa del Mundo ConIFA. Allí, en otra reunión de selecciones internacionales que no cuentan con representación en organismos oficiales, se encontraron algunas de las selecciones ya presentes en la copa VIVA, más otras nuevas como Osetia del Sur y Abjazia (Georgia), Condado de Niza(Francia), Padania (Italia), la Selección de Laponia (países escandinavos), la de Nagorno-Karabakh (Azerbaiyán), la Selección del Pueblo Arameo y, por último, la de la Isla de Man (Inglaterra). Darfur United quedó encuadrado en el Grupo 3, junto a Padania y Osetia del Sur.

Esta vez el escenario era diferente. Los partidos se jugaron en Suecia, en la localidad de Östersund, y para muchos de los futbolistas de Darfur la experiencia fue inolvidable. No en vano era la primera vez que veían un campo de fútbol de hierba natural. En cualquier caso, la historia fue muy parecida a la del Kurdistán: el Darfur United recibió 39 goles en dos partidos. Último de su grupo, se enfrentó a Nagorno-Karabakh y a Tamil Eelam en dos partidos de consolación en los que recibió otros 22 goles. En total, en cuatro partidos, los futbolistas de Darfur habían sumado cero puntos, cero goles a favor y 61 en contra.

Darfur United, la selección de fútbol que surgió de campos de refugiados 3

Lo cierto es que, una vez más, todo aquel conjunto de números resultó menor. Dos años después de la primera experiencia, los refugiados de Darfur habían llevado el nombre de su gente, de su pueblo, más lejos que nunca. Como explica Ismail Abdraman, uno de los jugadores que acudió a Suecia: "Esta es una oportunidad de oro para Darfur. Estoy tan orgulloso de formar parte de Darfur United. Estamos juntos. Estamos unidos".