Seguro que cuando vas a la playa y miras a tu alrededor encuentras alguna cosa que no debería estar allí: colillas, botellas, latas, incluso hilos y redes de pescar, o hasta neumáticos y electrodomésticos. Productos que, si se tiran al suelo, se tiran al mar.

Para evitar que se conviertan en basura marina, decenas de niños participan desde el pasado 19 de junio en una nueva edición de la campaña Limpieza de costas, que un año más, y ya van seis, lanzan la Fundación Ecomar y Coca-Cola.

En esta temporada, y entre junio y septiembre, los voluntarios retirarán residuos de cinco puntos del litoral de España y Portugal: Novales (Cantabria); Villagarcía de Arosa (Pontevedra); Cabo de Gata (Almería); Náutico de Valencia, Setúbal (Portugal) y también en la Sierra de Gredos.

Una monitora da instrucciones a los chicos y chicas para llevar a cabo la limpieza
Una monitora da instrucciones a los chicos y chicas para llevar a cabo la limpieza

La segunda oportunidad del mar

"Tratamos de concienciar a los más pequeños sobre la importancia de evitar ensuciar nuestras costas, así como crear una red de voluntarios para recoger la basura que ya existe en ellas y, además, insistirles en la importancia de reciclar los residuos", señala la exregatista Theresa Zabell, doble campeona olímpica y presidenta de la Fundación Ecomar.

"Más del 80% de la basura que va a parar al mar viene de tierra adentro, y no de la gente que vive en la costa, contrariamente a lo que se tiende a pensar", destaca Zabell, que hace 19 años creó Ecomar para agradecer al mar lo mucho que le había dado. "El mensaje positivo es que muchas veces, por suerte, la naturaleza nos da una segunda oportunidad y nos devuelve a la costa esa basura, pudiendo corregir lo que hemos hecho mal".

Recogida de residuos
En 2016 se recogieron 1.251 kilos de residuos

"No hagas en el litoral lo que no harías en el salón de tu casa"

En 2016, los voluntarios recogieron 1.251 kilos de residuos, que fueron reciclados en los contenedores correspondientes. Este año,Coca-Cola también premiará estas acciones transformando cada kilo de material recolectado en productos de Coca-Cola, que serán destinados a la Federación de Bancos de Alimentos para que los haga llegar a quienes más los necesitan. En 2016 se repartieron 30.024 latas de bebidas.

Una de las principales novedades es el recuento de los residuos. Estos datos serán enviados a la organización Ocean Conservancy, que pretende recabar información y crear la conciencia social necesaria para poner freno al vertido de basura al agua.“Siempre les digo a los chicos que no hagan en el mar lo que nunca harían en el salón de su casa”, subraya Zabell.

En estas fechas de vacaciones, todos podemos poner nuestro granito de arena, no tirando al litoral los residuos que generemos, recogiendo algunos de los que nos encontremos o, sencillamente, teniendo cuidado de que no se nos vuele el papel de aluminio del bocadillo para que no acabe en el mar.

Foto principal: iStock | Witthaya