Coca-Cola, sus socios embotelladores y la organización ecologista WWF colaboran desde hace casi una década para hacer frente a los grandes problemas medioambientales y administrar de forma responsable los recursos del planeta.

Desde 2007, han trabajado juntos en la protección de las cuencas hidrográficas, la mejora de la gestión del agua y la reducción de las emisiones de CO2 en las operaciones de Coca-Cola, así como en la promoción de un modelo de agricultura sostenible en toda la cadena de suministro de la compañía. En España, Coca-Cola y WWF desarrollan en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel un proyecto de mejora forestal y de reducción del consumo del agua entre los agricultores de la zona.

En un mundo de recursos naturales limitados, en el que la demanda de alimentos y agua no para de crecer, Coca-Cola y WWF reafirman su compromiso con la sostenibilidad y amplían su colaboración, marcándose nuevas metas ambientales de gran calado y ámbito mundial para 2020. Estos son los objetivos:

1. Mejorar la eficiencia en el uso del agua en un 25%.

Coca-Cola reducirá el consumo de agua por litro de producto final gracias a la introducción de mejoras en sus operaciones de fabricación y envasado. Este objetivo se suma al 21,4% de mejora logrado entre 2004 y 2012.

2. Contribuir al mantenimiento de ecosistemas de agua dulce salubre.

Para ello, Coca-Cola y WWF extienden sus esfuerzos de conservación a 11 grandes regiones geográficas de los cinco continentes: las cuencas fluviales de los ríos Amazonas, Koshi, Mekong, Río Grande/Bravo, Yangtze y Zambeze; las áreas de influencia de la Gran Barrera de Coral y el Arrecife Mesoamericano, así como las principales zonas de la cuenca del río Amur-Heilong, los Bosques Atlánticos de Brasil y las Grandes Llanuras del norte de Estados Unidos.

3. Reducir las emisiones de CO2 en un 25%.

Coca-Cola trabajará para disminuir la liberación de gases de efecto invernadero a la atmósfera mediante la reducción de la huella de carbono de todos sus procesos industriales, formatos de envases, flota de vehículos de reparto, maquinaria de refrigeración y aprovisionamiento de ingredientes.

4. Origen sostenible de los materiales en los envases.

Coca-Cola colaborará con WWF en la evaluación de materiales de origen vegetal para su posible utilización en los envases PlantBottle. Esta iniciativa permitirá a la compañía cumplir su objetivo de emplear un 30% de materiales de origen vegetal en todas sus botellas de plástico PET (polietileno de tereftalato) antes de 2020.

5. Origen sostenible de los principales ingredientes agrícolas

Buscando un origen sostenible de los ingredientes agrícolas empleados en la fabricación de los productos de Coca-Cola, tales como caña de azúcar, remolacha azucarera, maíz, té, café, aceite de palma, soja, pulpa de celulosa, naranja, limón, uva, manzana y mango. Coca-Cola también ha elaborado unas directrices en defensa de la agricultura sostenibley trabajará con WWF para implantarlas.

Además de sus objetivos conjuntos con WWF para 2020, Coca-Cola se fija otros dos:

6. Reposición del 100% del agua consumida.

Coca-Cola devolverá a la naturaleza y las comunidades el agua utilizada en sus bebidas y en el proceso de producción de las mismas. Un objetivo para 2020 que está a punto de cumplirse cinco años antes de lo previsto. La compañía ya ha repuesto el equivalente al 94% del agua usada y prevé llegar al 100% a finales de 2015.

7. Conseguir un porcentaje de recuperación de las latas y botellas del 75% en los países desarrollados.

Coca-Cola colaborará con el sector de bebidas y organizaciones locales para impulsar la recuperación y el reciclado de las latas y botellas en los países avanzados. Además, la compañía seguirá reduciendo la cantidad de materiales y energía empleados en la producción de sus envases, así como utilizando materiales reciclados y renovables.

Comprometidos con el planeta