Hoy ya nadie duda de que el cambio climático es un hecho, como también lo es que las empresas tienen un papel determinantepara evitar que el aumento de la temperatura global tenga consecuencias catastróficas.

Los cambios en el clima, en forma de fenómenos meteorológicos extremos, como grandes inundaciones y sequías, afectarán a lacantidad de agua disponible en todo el planeta.

Desde 2007, Coca-Cola colabora con la organización ecologista WWF para, entre otros compromisos medioambientales, reducir su huella hídrica al mínimo y contribuir así a garantizar la disponibilidad futura de agua.

El pasado 31 de marzo, en el marco de la jornada Planeta Agua, el director de Relaciones Corporativas de Coca-Cola, Juan José Litrán, y el secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, mantuvieron una interesante charla sobre la necesidad de gestionar de forma responsable este bien escaso y sobre el rol de las grandes empresas como actores transformadores de la realidad.

Devolviendo a la naturaleza cada gota de agua

Juan José Litrán. El acuerdo de Coca-Cola con WWF, que se inició en 2007 y se ha renovado hasta 2020 con unos ambiciosos objetivos, es a escala mundial y tiene dos patas principales: nos comprometemos a reducir el uso del agua en nuestros procesos industriales y a devolver a la naturaleza el 100% del agua contenida en nuestros envases, ayudando a preservar ecosistemas vulnerables. Y nos podemos colgar la medalla de que la antigua relación de diálogo entre Coca-Cola y WWF en España posibilitó el acuerdo a nivel global.

Juan Carlos del Olmo. La gestión sostenible de las grandes zonas húmedas del planeta es una prioridad para WWF. Un desafío que implica trabajar con muchos actores, retarles, marcarles objetivos ambiciosos para sumar en la misma dirección.

Cada dos años publicamos el informe Planeta Vivo, que analiza más de 10.000 poblaciones representativas de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces. El último, de 2014, revela que estos seres vivos, que son el barómetro de lo que estamos haciendo al planeta, han disminuido un 52% desde 1970.

Necesitamos 1,5 Tierras para satisfacer nuestras demandas de recursos naturales. De ahí la necesidad de trabajar con las empresas líderes porque pueden provocar grandes cambios y ser imitadas por otras.

Las empresas como agentes transformadores

J. J. L. Teníamos una asignatura pendiente: comunicar, de puertas para afuera, nuestros compromisos medioambientales y los logros que vamos consiguiendo, y no de forma publicitaria, sino porque debemos ser conscientes de nuestra capacidad de influir, no solo en nuestra cadena de valor (proveedores, clientes..), sino también en la población en general.

J.C.D.O. Nuestro interés es que Coca-Cola comunique estos avances e inspire a otras empresas. La colaboración entre ambas organizaciones es muy antigua y uno de sus máximos exponentes es el proyecto que se lleva a cabo, desde 2012, en el entorno del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, zona de cultivo intensivo y auténtico sumidero de consumo de agua. Lo más novedoso es que ayudamos a los agricultores a mejorar sus técnicas de riego mediante el desarrollo de una serie de herramientas informáticas. Por ejemplo, reciben información sobre la cantidad de agua que deben usar para no derrocharla. Coca-Cola ahorra agua pero, a la vez, ayuda a otros a que lo hagan.

J. J. L. Tenemos que trabajar más dentro del entorno social, no solo como entidad productiva. Somos un negocio sostenible comprometido. Esta es una decisión estratégica y una manera de ser. Queremos ser parte y contribuir en alguna medida para poder ser ejemplo. Nuestros objetivos son ambiciosos para lograr esa capacidad de influir y transformar. Y las bases se ponen en conversaciones como la que estamos manteniendo tú y yo en este momento, en las que se acuerda el modelo y la forma de trabajar. Este es el ejercicio que a mí me parece más retante.

J.C.D.O. Hoy, una empresa líder, tiene que ser líder en el uso del agua, en la eficiencia energética, etc. Es el momento de que las empresas salgan a la palestra y exijan a los gobiernos que tomen decisiones, porque durante mucho tiempo han sido un freno. Por eso es tan importante que Coca-Cola gestione de forma responsable el agua que utiliza y se pronuncie contra el cambio climático.