Ha pasado casi un siglo desde que Coca-Cola inauguró su primer cartel publicitario en la calle 49 con Broadway, en Times Square. Desde entonces, no ha abandonado este mítico cruce de calles y avenidas de Manhattan, uno de los lugares más transitados del planeta. Pero eso no significa que no haya cambiado. Así es la historia que empezó con murales y neones y ha llegado a nuestros días de la mano de anuncios  tridimensionales.

Times Square, en el meollo de la zona más céntrica de Nueva York, es atravesada cada día por más de 300.000 transeúntes y otras 100.000 personas en coche o transporte público. En sus días más concurridos, pasan por este cruce de calles más de medio millón de personas a pie. Sin duda, es uno de los grandes escaparates publicitarios del planeta. Incluso hoy, cuando internet ofrece audiencias inimaginables, sigue siendo un prestigioso altar para las marcas.

Coca-Cola y Times Square
Primera valla publicitaria de Coca-Cola en Times Square, en los años 20.

Todo empezó en los felices años 20

La primera valla publicitaria de Coca-Cola en Times Square se colocó en 1920, en el lugar en el que una década más tarde se construiría el histórico Brill Building, epicentro de la música neoyorquina en los años 40 y 50. A este primer mural publicitario se le añadieron, en 1923, unas modernas luces de neón. “Drink Coca-Cola, Delicious and Refreshing” decía, brillante y parpadeante, el cartel.

En su día, fue la segunda valla publicitaria eléctrica más grande del planeta. Pero pronto cambiaría. En 1932, Coca-Cola movió el cartel a la esquina de la calle 47, de donde ya no se ha marchado. Entonces, el protagonista de la publicidad pasó a ser un vendedor uniformado de Coca-Cola, conocidos como soda jerk.

Coca-Cola y Times Square
Cartel publicitario en la 47 con Broadway en los años 30.

A lo largo de los 40 y los 50, la compañía fue modificando su mensaje y, ya en los 60, decidió apostar por una publicidad más sencilla. Se colocó entonces una señal circular con un mensaje simple que, traducido, vendría a decir “la pausa que te refresca”.

Coca-Cola y Times Square
Así era la valla publicitaria de Coca-Cola en Times Square en 1944.

Las pantallas toman protagonismo

Corría 1991 y Times Square estaba dejando de lado los neones parpadeantes para apostar por el nuevo brillo de los grandes carteles luminosos. Coca-Cola se sumó a la tendencia y colocó en el centro de Manhattan una gran pantalla iluminada por 12.000 tubos incandescentes que costó más de tres millones de dólares.

Coca-Cola y Times Square
Primer gran anuncio luminoso de Coca-Cola en Times Square, 1991.

El mismo anuncio apareció en los millones de fotos de Times Square tomadas durante la última década del siglo XX. No fue hasta 2004 que la compañía decidió renovarlo, abandonando, para siempre, el neón. Ese año se construyó una estructura de 32 pantallas LED de grandes dimensiones con capacidad de formar diferentes gráficos y emitir vídeo.

Y llega la era de los robots

A principios del pasado mes de agosto, Coca-Cola inauguraba, en el mismo sitio de siempre, el primer anuncio tridimensional mecanizado del mundo (y el más grande). Y no lo dice la compañía, sino que allí estaba la organización Guiness World Records para certificarlo.

Son 1.760 pantallas LED que se mueven en función del contenido que muestran y la estructura que tengan que crear. Juntas forman un gigantesco cartel publicitario de 21 metros de alto por 13 metros de ancho que ha costado cuatro años de trabajo y en el que han colaborado los departamentos de I+D, IT y marketing de Coca-Cola.


“Times Square es un símbolo emblemático y el epicentro de la publicidad exterior, por lo que queríamos que nuestro nuevo cartel fuese distinto a cualquier cosa que se hubiera visto antes”, dice Katie Miller, vice president of Connections, Coca-Cola North America. Así, cada pantalla de alta resolución se puede programar para dotar de vida al anuncio y llamar la atención de los viandantes.

“Desde el principio, nuestra intención era crear un momento de descanso y de refresco en el ajetreado ambiente de Times Square”, señala Kim Gnatt, group director of Business Strategy, Coca-Cola North America. “Nuestra tecnología 3D patentada hace que nuestros productos parezcan vivos de una manera especial, con la que esperamos captar la atención de la gente”.

Han pasado casi 100 años desde el primer anuncio de Coca-Cola en Times Square y la tecnología lo ha cambiado todo. Todo, menos el objetivo final: llenar de color uno de los lugares más concurridos del mundo para atraer la atención de las personas y recordar que, se tenga la prisa que se tenga, siempre hay tiempo para una pequeña pausa.