La década de los 80 fue, cinematográficamente hablando, una de las épocas más prolíficas, creativas e icónicas del cine estadounidense. Algunas de las películas estrenadas durante esta nueva era dorada de Hollywood continúan siendo hoy en día obras de referencia para las nuevas generaciones.

Muchas de esas películas que nos fascinaron de pequeños y que aún se reponen en cines y festivales nostálgicos fueron producidas por Columbia Pictures, compañía adquirida por Coca-Cola en 1980.

A partir de entonces, cada año se lanzaron una veintena películas, en las que encontramos algunas escenas que ya han cristalizado en la cultura popular. Cómo olvidar la banda sonora de Cuenta conmigo, el monstruo de los marshmallows de Los Cazafantasmas, el “dar cera y pulir cera” de Karate Kid, o incluso a Dustin Hoffman disfrazado de mujer en Tootsie. La película Gandhi incluso ganó en 1982 el Oscar a la mejor película.

En el ámbito de la televisión, durante la gestión de Coca-Cola se emitieron series como Los Jeffersons y programas de entretenimiento como "La Rueda de la Fortuna".

En 1982, Coca-Cola propició que Columbia Pictures se asociara con la CBS y HBO, surgiendo así la TriStar Pictures. Sin embargo, en 1989 fue vendida a Sony después de algunos descalabros en taquilla, como el de la película Ishtar, que si bien fue un film con buena acogida en Europa, en Estados Unidos no contó con el apoyo ni del público ni de la crítica.

Pero no importa, en el imaginario colectivo seguirá perdurando la patada de la grulla y los espectros verdes y babosos. La corta pero rentable, e imperecedera, incursión de Coca-Cola en el séptimo arte.

Foto: Fotograma de Cazafantasmas