No es fácil encontrar una exposición que refleje el arte español de las dos últimas décadas dentro de las principales disciplinas, como la pintura, la fotografía, la escultura o el vídeo. Eso es lo que consigue, precisamente, Una mirada en abierto, una selección de 61 obras de las más de 300 que componen la colección de arte contemporáneo de la Fundación Coca-Cola y que pueden verse desde el 22 de abril en La Conservera de Ceutí, en Murcia.

"Los artistas de la muestra son esenciales a la hora de trazar el mapa de la creación contemporánea de las artes visuales en España y Portugal”, señala Lorena Martínez de Corral, comisaria de la colección de la Fundación Coca-Cola.“Su trayectoria y aportación al arte actual ha sido de vital importancia para desarrollar nuevas tendencias y formas de expresión, y así lo ha valorado la Fundación al integrar sus obras en sus fondos", continúa.

Obras como las de los murcianos Ángel Mateo Charris o Nico Munuera que, desde el DA2 de Salamanca, sede permanente de la colección, viajan ahora a la tierra natal de sus autores. “Es un honor formar parte de una colección de referencia como la de la Fundación Coca-Cola, junto a creadores a los que admiro. También estoy encantado de que mi obra viaje a Murcia, pero lo más importante es que los murcianos tienen ahora la oportunidad de ver una colección tan prestigiosa, que se mueve, que no se queda en casa. No es posible poseerla, pero nos regalan su visionado”, afirma Nico Munuera, de quien podemos contemplar el acrílico sobre lienzo No France Flag, de 2008.

“Como artista, me satisface ver que mi obra no dormita en un almacén, sino que reclama la atención de nuevos espectadores con este recorrido”, apunta por su parte Ángel Mateo Charris, autor del óleo El hombre relámpago en el mundo de los hielos, de 1995.

Arte más allá de los espacios habituales

Charris, que tiene su estudio en Cartagena -“mi obra no sería la misma si no pintara aquí, con esta luz y cotidianeidad relajada”- aboga por sacar el arte de los circuitos habituales. “En los grandes núcleos urbanos hay una saturación de la oferta y estas muestras pueden pasar desapercibidas, mientras que en la periferia ocurre todo lo contrario: escasean las oportunidades de ver ciertas cosas. Lo ideal sería establecer una buena red entre ciudades donde fluyeran los intercambios por el bien de todos”, defiende.

En el montaje de Una mirada en abierto, cuyo título alude a las nuevas posibilidades que surgen con las propuestas de los artistas, han participado los creadores murcianos Sonia Navarro y FOD, “aportando una nueva visión de las obras seleccionadas”, según la comisaria, a la hora de disponerlas y ubicarlas.

Navarro, que trabaja con materiales de costura y explora “la relación entre las labores domésticas femeninas y la imposibilidad de movimiento”, conoce personalmente a casi todos los artistas que exponen. “Son, ante todo, una generación de luchadores por intentar que el arte español sea más visto, más conocido. Por eso necesitan el apoyo de instituciones públicas y privadas, y por eso es tan importante que exposiciones de este calado vengan a la periferia. El arte no se puede quedar en cajas, y es de todos”.

Una mirada en abierto podrá disfrutarse hasta el próximo 17 de julio en el Centro de Arte Contemporáneo La Conservera en Ceutí (Murcia).