¿Estás planificando tu viaje y eres un apasionado del deporte? En ese caso no hay mejor modo de conectar con el espíritu de una ciudad que visitando su estadio de fútbol. Décadas de historia a sus espaldas, un valor simbólico inigualable, espacios comunitarios donde miles de personas comparten su afición por unos colores... Los estadios de fútbol se han convertido en lugares que van más allá del propio deporte.

Su valor cultural impregna a las ciudades donde viven: se yerguen en sus representantes y es el lugar donde miles de jóvenes talentos locales sueñan con jugar algún día en el futuro, talentos que dan sus primeros pasos en la Copa Coca-Cola. Ahora, gracias a la renovación que muchos de ellos están viviendo, también se han convertido en atracciones turísticas. Los estadios son ahora catedrales del fútbol que se han hecho un hueco en las guías de viaje.

Por eso también es una buena idea visitar sus pasillos, sus gradas y sus vestuarios cuando no hay partido. Conocer un estadio de fútbol por dentro permite entender mejor la idiosincrasia de un club y su magnitud. Pasear por sus alrededores ayuda a entender de dónde provenía ese equipo, cuáles son sus raíces y cómo son sus gentes. Desde Alemania hasta Argentina, pasando por Inglaterra, España e Italia, aquí os proponemos algunos estadios que merece la pena visitar.

Anfield, Liverpool

Las catedrales del fútbol que se han hecho hueco en las guías de viaje futbol stadium

Anfield es uno de los últimos reductos que aún sobreviven al paso del tiempo. Pese a que el Liverpool tiene previsto mudarse del estadio dentro de poco, dejando atrás más de un siglo de historia, Anfield siempre será su hogar. La casa del Liverpool, siempre a rebosar desde septiembre hasta mayo, pasando por la Navidad y el Boxing Day, es probablemente uno de los estadios con más mística y presencia en el imaginario colectivo de su ciudad.

Anfield fue edificado en un barrio obrero. A día de hoy la estructura del lugar que habita continúa evocando tiempos pasados, días de florecimiento industrial con las tradicionales casas obreras del norte de Inglaterra. El Liverpool creció en ese entorno, y todavía hoy esa identidad pervive entre sus aficionados. Su grada más famosa es The Kop, una tribuna con capacidad para más de 12.000 espectadores. Toma su nombre de una colina situada en Sudáfrica donde, durante la Guerra de los Bóer, tuvo lugar una batalla en la que participaron soldados provenientes de la región.

Signal Iduna Park, Dortmund

Dortmund es una ciudad joven, epicentro del mayor cinturón industrial de Alemania. Entre su trazado urbano bastante común destaca un estadio de singular estampa: el Signal Iduna Park, anteriormente conocido como Westfalenstadion. Situado al sur del centro, destaca por compaginar el sabor de los antiguos campos de fútbol alemanes con todas las ventajas de la modernidad.

El Signal Iduna Park impresiona por su tamaño y por lo profundo de su graderío. La tribuna más destacada es Südtribüne, la de mayor capacidad de Europa. Esto da como resultado una sensación visual inigualable: decenas de miles de personas se amontonan sobre grandes laderas que animan a su equipo, atronadoras y vaporosas. Estéticamente también es singular: sus vigas exteriores y su imponente diseño le dan el aspecto de una gran fortaleza. Patrimonio vivo de Dortmund, orgullo de sus vecinos, el Signal Iduna Park es uno de sus principales focos turísticos para los miles de fans del equipo repartidos por todo el planeta.

La Bombonera, Buenos Aires

Las catedrales del fútbol que se han hecho hueco en las guías de viaje ground

Pocos barrios de Buenos Aires son tan emblemáticos como La Boca. Este pequeño distrito portuario de la capital argentina es historia viva del deporte. Alrededor de sus enjutas calles y casas de colores se respira fútbol por los cuatro costados. Aquí nacieron River Plate y Boca Juniors, dos de los equipos más grandes del mundo, y aquí se edificó uno de los estadios más famosos de toda la historia: La Bombonera.

Sin duda, el fútbol se vive de un modo mucho más pasional en Latinoamérica. Sus estadios llenos siempre transmiten una devoción incomparable. La Bombonera, hogar de Boca Juniors, pasa por ser una de las catedrales más excitantes del fútbol mundial, gracias a su inconfundible colorido y a la cercanía del público con los jugadores, además de su peculiar diseño, en el que uno de los laterales es completamente vertical. Aquí crecieron y se hicieron leyendas jugadores de la talla de Diego Armando Maradona, Juan Román Riquelme o Martín Palermo.

Santiago Bernabéu, Madrid

Las catedrales del fútbol que se han hecho hueco en las guías de viaje: Santiago Bernabéu, Madrid

El Santiago Bernabéu es uno de los estadios más antiguos de España y un punto de encuentro internacional para los millones de seguidores del Real Madrid. En la actualidad es uno de los recintos deportivos más funcionales y modernos, y su posición privilegiada en pleno centro de la ciudad hace de él una visita más que frecuente para muchos turistas. El club blanco ha sabido explotar las posibilidades de la tecnología y de su marca global para llevar el Santiago Bernabéu a un nuevo nivel.

Su restaurante con vistas al campo, la tienda y el amplio museo, le colocan a la cabeza de los estadios que van más allá del propio fútbol y se enmarcan dentro de lo turístico. Visualmente también es una joya. De amplia capacidad, destaca por la verticalidad de sus gradas. Al contrario que otros grandes estadios españoles, cuenta con graderío cubierto en los cuatro laterales del estadio, poco profundos y muy verticales. El gran lujo y modernidad del que se rodea el Santiago Bernabéu hacen el resto: el recorrido por los vestuarios, la zona de prensa y demás rincones del estadio, además de su extenso museo, merece la pena.

San Siro, Milán

Las catedrales del fútbol que se han hecho hueco en las guías de viaje stadium: San Siro, Milán

Milán es una ciudad de dos caras: por un lado, la roja y negra, representada por los aficionados del AC Milan; por otro, la negra y azul, colores de los hinchas del Inter de Milán. Propiedad de todos los milaneses, San Siro es uno de los estadios más bellos de todo el continente. Su singular diseño, revisado y remodelado a lo largo de los años (fue inaugurado en 1926), lo hace inconfundible: las torres en espiral y las grandes vigas rojas colocadas sobre los graderíos son ya lugar común de la mitología del fútbol europeo.

La ventaja de acudir a San Siro es doble: por un lado se disfruta de uno de los lugares más simbólicos de una ciudad poco turística como Milán; por otro, se aprecia la convivencia de ambos clubes no sólo en su estadio, sino también en su ciudad.

Estos sólo son algunos ejemplos de estadios de fútbol que son lugares históricos o, en su defecto, modernos centros que merece la pena visitar. Hay muchos más, no todos ellos tan grandes, ni tan populares, pero sí igual de especiales y mágicos. Desde Ibrox Park hasta el Parque de los Príncipes, no olvides a los estadios de fútbol a la hora de planificar tus viajes.

Imagen: Steven Newton (Wikipedia)Daniel Schroeder (Wikipedia)Uwebart (Wikipedia)Robin Bos (Flickr)Alex France (Wikipedia)