“No nos conocíamos de nada y parece que llevamos juntos toda la vida. Ahora somos una familia”. La riojana Maider resumía así el sentir general de los ganadores nacionales y autonómicos de la 55ª edición del Concurso Coca-Cola Jóvenes Talentos de Relato Corto en el último día del campus literario con el que han sido premiados por su creatividad. Una semana cultural y de ocio en Madrid que se les ha quedado corta. “¿Por qué el campus dura solo siete días?”, lamentaban.

Alojados en la Residencia de Estudiantes, la misma por la que pasaron Lorca, Dalí y Buñuel, estos chicos y chicas de 13 y 14 años han asistido al festival de tendencias urbanas Mulafest, han participado en una yinkana en el Retiro y se han emocionado con el musical El Rey León, además de disfrutar de talleres de circo, ilusionismo y música electrónica, entre otras actividades.

Talleres para fomentar la creatividad

Estas actividades lúdicas las han combinado con otras artísticas y literarias. Talleres de poesía, narrativa, guión, teatro e ilustración, con clases magistrales de reconocidos artistas.

Así, la poeta Luna Miguel conectó por su juventud y sinceridad con los chicos y les animó a lanzarse a la poesía, “que no es cosa de señores con barba”. El autor de literatura infantil y juvenil Joan Manuel Gisbert contó cómo escribir desde y hacia el misterio, y qué puede suceder en ese viaje fascinante. La actriz Nieves Olcoz explicó de una manera muy original la comedia, la tragedia y el drama en el teatro a través de tres materiales: globos, varillas y pañuelos.

“Son talleres variados para que despierten, se abran al mundo artístico, porque lo más bonito es verles descubrir”, señala Elisa Velasco, que desde hace ocho años imparte estas clases junto a Mercedes González.

Una formación artística y literaria completada con la visita a la sede de la Real Academia Española, en la que los jóvenes jugaron a ser académicos sentados en sus sillas con iniciales, y también a la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, una cámara acorazada que guarda los legados secretos de importantes creadores.

Inquietudes en común

Experiencias “inolvidables”, “únicas”, “inimaginables”, “muy chulas”, según sus palabras, como “ejemplar” ha sido su convivencia.“Son chavales que suelen compartir muchas cosas, como lecturas, películas, conversaciones, porque antes no tenían con quien hacerlo. Aquí encuentran una forma de arroparse que no tienen en otro sitio”, dice María, una de las monitoras del campus. El gallego Omar lo corrobora. “Hasta en el autocar íbamos cantando todos las mismas canciones, y eso en el cole no me pasa”.

Precisamente, para mantener ese vínculo especial han creado, además de un grupo de WhatsApp, un blog, Historias en cursiva, en el que vuelcan sus escritos. Entre ellos está el poema Me acuerdo, compuesto por todos unas horas antes de despedirse y que, siguiendo una estructura mostrada por Luna Miguel, es el mejor resumen del campus.

Una gran familia que ya cuenta los días para volverse a ver. Será en la gala de la 56ª edición de los premios, en la que los nuevos galardonados conocen a los del año anterior. Y esta vez los nervios serán por motivos bien distintos.