La Navidad no solo consiste en regalos, turrones, árboles decorados y cenas familiares. En muchos lugares del mundo también es sinónimo de deporte. El periodo vacacional navideño es ideal para que muchas familias acudan en compañía a disfrutar de espectáculos deportivos. En los países anglosajones es tradición que durante el Boxing Day, una festividad secular, la actividad deportiva profesional se intensifique. El resultado es un día en compañía de los seres más queridos y niños llenando los estadios de fútbol, cricket o rugby, disfrutando de sus ídolos deportivos en un ambiente festivo y de regalos. ¿Y en España? No tenemos Boxing Day, pero el deporte no para durante la Navidad.

Antes que nada, merece la pena hablar de qué es el Boxing Day. En los países de cultura anglosajona (desde Inglaterra hasta Australia, pasando por Estados Unidos y muchas naciones africanas), es un día destinado a la entrega de regalos. Otro más. De hecho, es conocido como el segundo día navideño, y también tiene presencia en países de un espectro cultural diferente como Suecia o Dinamarca. En el sur de Europa, como en Francia o Italia, se hace coincidir con la festividad de un santo concreto. Todos ellos tienen en común ser un día festivo en el que están presentes los regalos y las actividades en familia.

Inglaterra y los estadios de fútbol llenos de familias

En España no contamos con un día semejante. A cambio, tenemos el Día de Reyes, segunda fecha donde entregamos regalos. Por ello, es complicado encontrar parangón al singular ambiente deportivo del Boxing Day en los países anglosajones. El ejemplo más significativo es Inglaterra: desde hace ya muchos años la actividad deportiva de la Premier League, uno de los torneos de fútbol más seguidos en todo el mundo, no se detiene durante la Navidad. Es más, se intensifica: hay tres jornadas entre el 26 de diciembre y el 1 de enero. Gracias a las vacaciones escolares, muchos niños pueden acudir a los campos a ver a sus equipos favoritos. Los horarios tempranos y la continuidad de la competición hacen del Boxing Day un vehículo idóneo para que las familias asistan a los estadios.

Como el objetivo es que los fans no se tengan que desplazar en unas fechas tan señaladas, la Premier League organiza los partidos de tal modo que en el Boxing Day la mayor parte de enfrentamientos se den entre equipos vecinos. Este año también es así: el Liverpool se enfrentará al Burnley, una localidad cercana; el Chelsea, londinense, visitará la casa del West Ham, también inquilino de la capital inglesa; el Sunderland, norteño, se verá las caras con el Hull. La liga se orienta hacia los espectadores y piensa en las familias. Por ello, cada año, las estampas más habituales son las de padres, madres e hijos en las gradas de los estadios, aprovechando el día festivo en todo el país. Un regalo para los más pequeños dentro de una jornada que gira en torno a la sorpresa y la felicidad.

Boxing Day porque Navidad

Pero la tradición va más allá. Las ligas de Escocia y de Irlanda del Norte tampoco paran. Torneos de tamaño menor en Estados Unidos también sacan partido al Boxing Day. En Australia tiene lugar el Boxing Day Test, un partido entre la selección nacional de cricket y otro rival. Gracias a que en el hemisferio sur es verano, el estadio donde se celebra el partido también se llena. Hace tres años, desde Coca-Cola intentamos romper un récord con motivo del Boxing Day Test: nos propusimos reunir a tantos Matts como fuera posible en el recinto donde tuvo lugar el partido de cricket bajo el lema "Share a Coke".

Además, en Inglaterra se aprovecha para dar visibilidad a otros deportes clásicos, como las carreras de caballos. Muchas ligas y torneos de hockey sobre hielo toman como referencia la fecha a la hora de planificar partidos y calendarios.

En España también hay mucho que ver

¿Qué hay de España? La Navidad ve cómo la Liga BBVA tradicionalmente se detiene durante dos semanas. No hay jornada durante el fin de semana de Navidad, al contrario que en Inglaterra, siguiendo el ejemplo de la mayor parte de torneos futbolísticos europeos. Este año, sin embargo, la Liga se reaundará con prontitud tras Año Nuevo. Tanta, que la primera jornada de 2015 se disputará el fin de semana previo al Día de Reyes, en un particular Boxing Day con la víspera de una de las noches más especiales del año en el horizonte y partidos de la talla del Valencia - Real Madrid en juego.

Sin embargo, la Navidad sirve para que muchos pequeños sigan disfrutando del fútbol. Es ya tradición que durante el periodo vacacional de diciembre se celebren diversos torneos de categorías inferiores (benjamín, alevín). Algunos de ellos tienen gran repercusión nacional, gracias a la participación de las canteras de los grandes equipos españoles.

Boxing Day son sinónimos

Además, la Copa Coca-Cola se sigue desarrollando durante las vacaciones navideñas. La actividad no se detiene, y la recta final de diciembre es el momento en el que las Selecciones Autonómicas Coca-Cola se concentran y disfrutan de la convivencia y los entrenamientos. Una fase clave en la preparación de la segunda parte de la temporada, que se desarrollará a lo largo de 2015. De este modo, en Navidad el foco pasa de las estrellas del fútbol profesional a los más pequeños, que en el futuro, quién sabe, podrían ser tan grandes como sus ídolos.

Pero no todo es fútbol. Un ejemplo de cómo la Navidad es un buen momento para intensificar la actividad deportiva y el espectáculoes la Liga ACB. El calendario de baloncesto nacional no se detiene con la llegada del periodo navideño, y además de la jornada de fin de semana del 27 y 28 de diciembre, la organización de la liga ha incluido una jornada de día único dos días más tarde, el 30 de diciembreUn buen momento para engancharte al baloncesto si echas de menos la jornada de fútbol. Además, la ACB aprovecha para promover el deporte entre los más jóvenes a través del Campus de Tecnificación del Valencia Basket.

Y si quieres más, puedes apuntarte a los numerosos torneos de fútbol, balonmano o tenis que se celebran durante la Navidad en muchos puntos de la geografía española. No en vano, ¿quién dijo que las grandes cenas y los numerosos dulces típicos de esta época del año fueran incompatibles con hacer deporte?