Las sedes de Coca-Cola en el mundo son modernas e innovadoras, pero en cada una de ellas hay guiños al país en el que se encuentran. Los españoles somos de bares, y en las oficinas de Coca-Cola Iberia, en Madrid, no podía faltar un bar, un bar español.

Fue inaugurado coincidiendo con la UEFA EURO 2016TM -somos también un país de futboleros que prefieren ver los partidos en el bar-, donde antes había “un espacio infrautilizado”, explica Jorge Álvarez, Responsable de Compras y Servicios Generales. “Contábamos con una sala con material de bar (neveras para las bebidas, máquinas de vending y hasta una plancha), pero no se usaba. Era únicamente un lugar de reunión”.   

Aprovechando la remodelación de la sede de Coca-Cola Iberia, el equipo encargado de orquestar el proyecto lo vio claro. “Teníamos ante nosotros una oportunidad maravillosa de homenajear nuestros Benditos Bares y poner el compromiso de Coca-Cola con la hostelería como ejemplo en nuestra propia casa”, explica Jorge.

Un lugar en el que vivir Coca-Cola

Al bar de las oficinas de Coca-Cola no le falta una televisión
Al bar no le falta una televisión para poder ver el fútbol juntos o, simplemente, evadirte un rato

Diseñado por Stone Designs, uno de los mayores retos fue plasmar “lo que representa Coca-Cola en el imaginario colectivo y, en concreto, en lo que respecta a los bares”, señala Jorge.

El resultado es un bar actual, pero también de los de siempre. Sus revestimientos de madera aportan calidez y recuerdan a los de toda la vida, cuenta con mesas altas y bajas, zonas chill out, una pantalla gigante para no perderse ningún acontecimiento deportivo y un llamativo tejado rojo en diagonal, “el de la casa Coca-Cola”.

Zona para el perfect serve de Coca-Cola
No falta tampoco una zona especial para servirte una Coca-Cola perfecta

También tenía que tener terraza para poder disfrutar de comer y beber al aire libre. Y, por supuesto, no podía faltar un rincón para el Perfect Serve. “El empleado es el primero que debe vivir y entender la experiencia Coca-Cola, de modo que tiene siempre a su disposición botellas Contour de todas las variedades de Coca-Cola bien fresquitas para servirse, en una barra especial y en vasos Contour, con hielos macizos y rodajas de limón, una Coca-Cola perfecta”.

Desvinculando al empleado de su espacio físico asignado

El bar de las oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid se complementa con el comedor. “No ofrece una cocina tan tradicional ni rica en posibilidades, pero es una opción muy dinámica al haber rotación de platos y permitir llevártelos fuera, con un horario mucho más amplio que el del comedor”. También es una vía para ayudar a la integración laboral de los participantes en GIRA Jóvenes, pues en él realizan prácticas chicos y chicas que buscan ser los protagonistas de su propio futuro.

La terraza del bar de las oficinas de Coca-Cola Iberia
La terraza es una de las zonas favoritas del bar

“La acogida por parte de los trabajadores ha sido estupenda”, reconoce sin ocultar su satisfacción Jorge. “Es un lugar informal en el que relajarte, desconectar, esparcirte, pero también trabajar y celebrar reuniones internas y con clientes”, resalta.

Un espacio en el que vivir Coca-Cola que se enmarca dentro de la filosofía de la compañía respecto a los nuevos entornos laborales. “Ofreciéndoles un teléfono móvil, un portátil y conectividad, buscamos desvincular al empleado del lugar físico que le ha sido asignado. La idea es que cada uno pueda ir pivotando por las diferentes partes del edificio, sin olvidar tampoco la opción de trabajar desde casa de que disponen, desempeñando eficazmente sus tareas y viviendo la experiencia Coca-Cola”.