Los osos polares son uno de los símbolos de la publicidad de Coca-Cola y un icono de la Navidad, como Papá Noel o los camiones de reparto de Coca-Cola adornados con luces. Estos animales del frío aparecieron por primera vez en 1993 en el anuncio de televisión Northern Lights (Luces del Norte), que mostraba un lugar mágico en el que los osos polares van a ver películas (la aurora boreal) y beben Coca-Cola. El spot cautivó al público y sus entrañables osos animados se convirtieron en uno de los personajes más recordados y queridos de la publicidad de la marca.

Fueron creados por el artista Ken Stewart, que se inspiró en su perro labrador, y no fue fácil darles vida. Stewart precisó de la ayuda de la empresa de animación Rhythm & Hues, con sede en Los Ángeles, que por aquel entonces contaba con los programas gráficos más vanguardistas.

Usando los storyboards (secuencias ilustradas) de Eugene Yelchin, Stewart y su equipo crearon bocetos a lápiz para plasmar cómo los osos aparecían en cada escena. A continuación, estudiaron películas y fotos de estos animales para tener una mejor idea de cómo movían sus cabezas, su cuerpo y sus extremidades. Hasta un escultor creó las cabezas de los osos en arcilla para definir su aspecto antes de que los modelos fueran transferidos posteriormente a imágenes animadas.   

Evoclución de los osos polares de Coca-Cola

Trucos técnicos

Todd Shifflett, uno de los miembros de Rhythm & Hues a cargo del anuncio de Northern Lights, recuerda los retos técnicos a los que tuvieron que enfrentarse para dar vida a los osos polares en la pequeña pantalla. "Nuestros ordenadores más potentes tenían grandes limitaciones, así que nos vimos obligados a recurrir a muchos trucos para que, por ejemplo, los osos parecieran peludos sin poder reproducir la piel. Basta con fijarse en la evolución de los osos polares de Coca-Cola para hacernos una idea de lo que la tecnología ha mejorado", aseguraba en una entrevista con Coca-Cola Journey en Reino Unido.

Anuncio oso polar de Coca-Cola

Los famosos osos polares de la publicidad de Coca-Cola han protagonizado muchos anuncios desde 1993, cuando aparecieron por primera vez.



Shifflett recordaba especialmente la noche en la que, accidentalmente, borró por error todo el proyecto grabado en el ordenador. "Entré en pánico. Pensé que lo había eliminado todo. No me quedó más remedio que confesar lo que había hecho. Afortunadamente, había copias de seguridad y el proyecto sobrevivió", rememoraba. Según Shifflett, "la tecnología fue evolucionando a un ritmo vertiginoso y tuvimos que adaptarnos a ello, pero también quisimos mantenernos en todo momento fieles al aspecto original de estos seres tan queridos".

Los osos polares han aparecido en muchos anuncios de Coca-Cola desde 1993, entre ellos, dos para los Juegos Olímpicos de 1994. En 2013, protagonizaron un corto producido por el director de cine británico Ridley Scott.