Ya ha pasado el verano. Y con él las vacaciones, los días de vuelta y vuelta al sol, las terracitas… Pero también las intrépidas aventuras que nos trajo: saltar riscos, cursos de buceo sin botella, pasear en trikini o medir tus fuerzas en a rapa das bestas…

Ahora llega el otoño y claro, nos creemos que está todo hecho.

Ilusos. Es llegar septiembre y nos venimos tan arriba que nos apuntamos a un curso de reiki, de bachata y de árabe clásico. Es esta época del año en el mezclamos chanclas y chamarreta. El mes que más en forma te sientes y pretendes correr 5 días a la semana y el 6º hacer bodycombat. Y es que, si el verano era exigente, el otoño no se queda atrás. Por eso, Aquarius nos invita a seguir preparados para venirnos arriba en cualquier momento, en cualquier lugar.