La independencia económica de las mujeres es el primer paso, y uno de los más importantes, para que la mujer adquiera el mismo estatus del hombre, sobre todo en países en vías de desarrollo. Por esa razón, el compromiso 5by20 no solo facilita que las mujeres construyan sus propios negocios, sino también que los pagos y los ingresos se produzcan de la forma más segura posible.

Pago electrónico

El acceso a los pagos electrónicos es una brecha importante para muchas personas que viven en los países en vías de desarrollo, lo que excluye a más de un tercio de la población mundial del mercado financiero normal. El pago electrónico permite a los países en vías de desarrollo reducir los costes, una mayor transparencia, rapidez y seguridad en los cobros y acceso a nuevos mercados.

Para paliar esta situación, el programa Better Than Cash Alliance crea alianzas con los gobiernos y el sector privado con objeto de mejorar la situación de los pagos electrónicos. Coca-Cola también se ha sumado al programa para aumentar los pagos electrónicos en la cadena de suministro de sus socios embotelladores, participando en los diálogos de la industria para contribuir a los esfuerzos colectivos en este sentido.

Para los pequeños comerciantes de la tiendas, y en particular las mujeres, los pagos electrónicos tienen el potencial de ofrecer las herramientas financieras necesarias para aumentar sus ingresos. De acuerdo con un informe reciente del Banco Mundial, la integración de los pagos digitales en las economías de los países en vías de desarrollo permite el empoderamiento financiero individual, especialmente para las mujeres.

En definitiva, la iniciativa 5by20 pone de relieve que resulta un despilfarro de recursos y talento relegar a una segunda categoría social a más del 50% de la población mundial por cuestión de sexo. 50by20 también es el granito de arena para que empiece a cambiar esa situación que, hasta ahora, había sido la habitual en muchos países del mundo, sobre todo entre los que aún están en vías de desarrollo.