21 de julio de 1969. "Un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la Humanidad". Neil Armstrong pronuncia la famosa frase al convertirse en el primer hombre en pisar la Luna, ante la atenta mirada de millones de espectadores de todo el mundo. 1969 fue, sin duda, un año para la historia con la misión tripulada del Apolo XI.

Pero ese mismo año, y ya en la Tierra, se producía otro acontecimiento importante. Coca-Cola introduce uno de los rasgos característicos de su identidad visual: la llamada "curva dinámica", una línea contorneada de color blanco cuyo nombre oficial es Dynamic Ribbon.

Esta ola blanca añade dinamismo al conjunto y sirve como apoyo a otros elementos gráficos. Su forma está inspirada en la botella Contour, el mítico modelo de 1915 que este año celebra su 100 aniversario.

Saber adaptarse al paso del tiempo
 

Parece que el logo de Coca-Cola siempre ha sido el que conocemos en la actualidad, pero ha ido adaptándose a lo largo del tiempo para ser contemporáneo y actual. No obstante, ha sufrido pocos cambios desde que en 1886 John S. Pemberton ideara la fórmula de Coca-Cola.


Hoy, la marca Coca-Cola es la más famosa del planeta, la conoce el 94% de la población mundial, y su logotipo uno de los más reconocidos, como lo es la célebre frase de Armstrong al posarse sobre la superficie lunar.