1. Hace frío hasta en Murcia

En Navidad es muy probable que haga frío, por lo que hay que abrigarse

Vale que España no es Noruega, pero las temperaturas también bajan. Y aunque no nieve en la mayor parte del país, nos dejamos imbuir de ese espíritu de la blanca Navidad, nos armamos de gorros y guantes y, durante un breve espacio de tiempo, (casi) nadie se queja del tiempo

2. El “felices fiestas” se convierte en el saludo de moda

El saludo de moda en la Navidad

O “felices pascuas”, o “feliz Navidad”, o un más formal “feliz Navidad y próspero año nuevo”. Durante unas pocas semanas, estos juegos de palabras sustituyen los saludos más típicos y rutinarios del resto del año. ¡Y nadie parece extrañarse!

3. Nos invade de la fiebre de las compras…

Las prisas con las compras de Navidad

Nadie quiere quedarse sin comprar los mejores regalos, así que las tiendas están a rebosar a cualquier hora del día. Y siguen abiertas después de cenar. La masificación no deja de aumentar hasta horas antes de las fechas clave. Después, las tiendas se vacían de golpe (hasta que llegan las rebajas)

4. ...Y nos quedamos embobados viendo anuncios de juguetes

Adornos navideños

Los anuncios de juguetes toman la televisión. Los folletos de las tiendas más variopintas se acumulan en tu buzón. Y vuelves a soñar con ese “scalextric” que los Reyes nunca te trajeron.

5. Nos entra el hambre de turrón...

Dulces típicos de la Navidad

Ya un par de meses antes del 25 de diciembre, turrones, mazapanes, polvorones y demás dulces invaden los supermercados. Pocos consiguen atravesar el mes de diciembre sin probarlos. Ni siquiera Papá Noel o los Reyes Magos, para los que, como manda la tradición, hay que dejar siempre algún tentempié preparado.

6. ... y confiamos en la buena suerte

Lotería del Niño de Navidad

Otra de las tradiciones navideñas más arraigadas en España es la de la Lotería. Pocos se quedan sin comprar un décimo para el sorteo del 22 de diciembre. Muchas tiendas y negocios venden también sus participaciones y el anuncio del sorteo es una de los anuncios más esperados del año.

7. La familia se reencuentra...

Reencuentros navideños con la familia

La Navidad es, también, una época en la que muchas familias se juntan, y en la que todo el mundo se acuerda de sus seres más cercanos. Una buena comida o un simple café son la excusa para ponerse al día y pasar un gran rato. Sin olvidarse de las típicas postales navideñas que, aunque en desuso, todavía siguen llegando a muchas casas.

8. ... y disfrutamos juntos de las Fiestas

Navidad en familia

Los niños no tienen colegio y los padres aprovechan para cogerse los últimos días libres del año. Y los abuelos, encantados de tener la casa llena. A pasárselo bien se ha dicho.

9. Empezamos a no parar de tararear villancicos

No pueden faltar los villancicos típicos de la Navidad

Mientras el resto del año la actualidad musical se rige por las novedades, en Navidad, la banda sonora la pone la tradición. En la radio, en la tele, por la calle y, por supuesto, alrededor de la mesa el día de Nochebuena, los villancicos toman la palabra.

10. ... y todo el mundo habla de la Navidad

En Navidad solo se habla de una cosa

En el ascensor, en la cola del supermercado, en el descanso de la oficina, en el parque con los niños... ya nadie habla de que "parece que va a refrescar", sino de todos sus planes para Navidad.